• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

Miguel Ángel Cardozo

Maniobras de un régimen in extremis

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Son tales los niveles de desesperación y locura de un régimen in extremis –y, por tanto, más peligroso que nunca–, que para nada sorprenden las bochornosas palabras de quien, por su carrera, actual posición y respeto por sí mismo, debería ser ejemplo de sindéresis.

No sorprenden esas reprochables declaraciones del hoy embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos dado que el régimen no desaprovecha ocasión alguna para intentar desenfocar a la oposición, aunque la efectividad de sus despreciables maniobras es algo que está por verse.

En todo caso, con unas elecciones parlamentarias cada vez más próximas, ese tipo de provocaciones no deben constituirse en fuente de desgaste para los que quieren un –positivo– cambio en el país, máxime porque se puede tener absoluta certeza de que se avecina una avalancha de peores agresiones.

Son otros los asuntos los que en estos momentos deben ocupar la atención de la oposición, como por ejemplo el tema de las más recientes sanciones aplicadas por Estados Unidos a siete funcionarios venezolanos, que tendría que ser objeto de un sopesado análisis con miras a llevar a cabo –sin dilación– un conjunto de acciones que eviten su capitalización por parte de un dictatorial régimen del que ya se empiezan a oír sus estertores.

Sería imperdonable que la oposición no convierta ese hecho en un elemento capaz de coadyuvar de manera significativa a la restitución de la democracia en Venezuela, principalmente porque –apartando lo de las graves violaciones de los derechos humanos en el país– tras este subyace incontrovertible evidencia de lo que en estos años ha sido un secreto a voces: la descomunal corrupción que terminó por quebrar a la nación y por la que hoy padece privaciones de todo tipo el pueblo venezolano.

Si de ello queda aún alguna duda, ¿cómo se explica entonces que ciudadanos que hasta hace poco poseían una escasa hacienda, sean ahora dueños de cuantiosos bienes y titulares de multimillonarias cuentas –en dólares, por supuesto– cuyo congelamiento es una de las mencionadas medidas sancionatorias?

Y si bien lo que ha salido a la luz es apenas el extremo, fácil es imaginar cómo es el resto del rojo iceberg.

Claro que el ocuparse de asuntos como este no debe implicar para la oposición el abandono de su principal tarea: el continuo mejoramiento de las pacíficas estrategias de lucha en pro de la causa democrática, como la tocante a la recuperación del control del Poder Legislativo con la finalidad de impulsar desde allí el saneamiento de los demás poderes públicos –lo que hace de la escogencia de los candidatos de la Unidad un prioritario tema de discusión–.

Pero sea lo que fuere, lo que la oposición no puede permitirse a estas alturas, por el altísimo costo que tal cosa acarrearía, es errar en el laberinto de las maniobras de un régimen in extremis.

 

 

* Profesor de postgrado de la UCAB e investigador.

 

** Doctorando en Gestión de Investigación y Desarrollo, UCV. Especialista y magíster en Gerencia de Servicios Asistenciales en Salud, UCAB. Odontólogo, UCV.

 

@MiguelCardozoM