• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

Doce uvas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Primera: por el predominio de la voluntad de la mayoría de los venezolanos a través de la mancomunada, resuelta y cabal actuación de sus 112 legítimos diputados en el nuevo parlamento que, atendiendo a los mandatos constitucionales, se instalará el venidero 5 de enero de 2016 con el respaldo tanto de esa democrática, pacífica y valiente ciudadanía como de unas fuerzas armadas al servicio de la nación y subordinadas a su pueblo.

Segunda: por instancias judiciales en las que sus miembros no repten sino que trabajen en pro de una justicia auténtica y propicia para la consecución del pleno desarrollo del país.

Tercera: por la concreción, en el corto plazo y mediante mecanismos constitucionales, de transformaciones en el poder ejecutivo que posibiliten tanto la implementación de urgentes medidas para afrontar la severa crisis nacional como la puesta en marcha de una transparente, efectiva e incluyente agenda de verdadero desarrollo.

Cuarta: por la necesaria renovación del resto de los poderes públicos con miras al logro de una labor armónica y sinérgica de todos los actores del país en favor de cada uno de los venezolanos.

Quinta: por la consolidación de la unidad y un mayor empuje en la compartida lucha por la recuperación de las libertades fundamentales en Venezuela.

Sexta: por la superación del inicuo influjo generado por la inútil verborrea y los argumentos pseudocientíficos de la “intelectualidad” infiltrada por la malsana izquierda castrista en diversos ámbitos nacionales desde la década de los sesenta del siglo XX.

Séptima: por la reasunción del mérito y del trabajo honesto y denodado como vías para el ascenso social, y por un entorno que así lo permita.

Octava: por la sincera revalorización de la juventud como principal fuerza impulsora del progreso y del bienestar, y por la materialización del tan cacareado pero siempre pospuesto relevo generacional en las organizaciones públicas y privadas de la nación.

 

Novena: por un sector privado pujante, probo y comprometido con el logro de altísimos niveles de calidad de vida en el país.

Décima: por el rescate del supremo valor del respeto a la vida humana y el cese de la violencia como cotidiano modo de interacción en todos los ámbitos de la sociedad venezolana.

Undécima: por el renacimiento en el corazón de cada venezolano de un inconmensurable amor por Venezuela.

Duodécima: por la victoria de los más elevados valores humanos en la decisiva guerra que, contra el dogmatismo y el odio, une hoy al mundo democrático.

 

@MiguelCardozoM