• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

Miguel Ángel Cardozo

Cajas chinas y tuiteo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En medio de la escasez de alimentos, medicinas, papel para lo intangible y para lo corpóreo, repuestos de toda índole, materiales para la construcción, empleo formal, oportunidades de emprendimiento, seguridad, respeto a los derechos humanos, eficiencia y eficacia gubernamental, humildad para reconocer errores y fracasos, independencia de los poderes públicos, soberanía nacional, entre muchas otras cosas, lo que sí abunda y prolifera por doquier son las acciones con las que la oligarquía criolla del siglo XXI –que no “boli” por cuanto no es Bolívar el padre de tan nefanda casta– intenta dispersar la atención de la opinión pública a fin de avanzar en su pretensión de sumir al país en las oscuras catacumbas del anacronismo.

Se ha escrito así en los últimos tres meses una intrincada historia de horror –tétrico epílogo de la compuesta inicuamente en los 15 años previos– en la que lo sustantivo se pierde de vista en un maremágnum de casos y dichos que ocupan innumerables páginas en el voluminoso libro del acontecer nacional; casos y dichos que, al mejor estilo cervantino o austeriano, van constituyéndose en cautivadoras historias dentro de historias que amenazan con apartar de la mente de la abrumada ciudadanía el verdadero nudo del problema.

Y no es que carezca de relevancia la muerte de valientes jóvenes, las crueles torturas, los despiadados ataques a comunidades –en urbanizaciones de clase “media” y en sectores populares–, la criminalización de la protesta pacífica, el bullying político y la inefable profanación de las universidades –sin precedentes en la larga historia de la academia venezolana–; o que no sea motivo de alarma la acelerada depreciación de la moneda, la descomunal inflación –casi “hiper”– y la dramática disminución del poder adquisitivo –para obtener los pocos bienes y servicios básicos aún disponibles– que el irrisorio “aumento” salarial –por insignificante y por risible– no puede compensar; pero estas no son las causas sino los indeseados efectos de un funesto modelo que ha sido –y es–, por mucho, la peor calamidad en dos siglos de existencia republicana.

Hacia su sustitución es que deben apuntar todas las acciones pacíficas y constitucionales –y no mutuamente excluyentes– con las que se busque reconstruir la democracia e impulsar el desarrollo del país, sin caer en la trampa de creer que “concesiones” del tipo “3 a 2” podrían ser logros capaces de cerrar la enorme brecha que separa a la nación de un absoluto Estado de Derecho.

La oposición –en su diversa totalidad– no puede permitirse el lujo de quedar atrapada en un laberíntico universo de cajas chinas que van desliendo la exigencia colectiva de un mejor presente y de la posibilidad de un futuro hasta disgregarla en parceladas súplicas, por lo que debe entenderse de una vez que el cese de la represión, el desarme de los grupos paramilitares y parapoliciales, la liberación de los injustamente encarcelados, el fin de la impunidad, la separación de los poderes públicos, el cambio del rumbo económico, la abolición del personalismo y muchas otras necesarias reivindicaciones son parte de esa exigencia.

Ahora en el argot de Twitter

Luego de una prolongada, obstinada y absurda resistencia, quien les escribe se adentró por fin –con la recién creada cuenta @MiguelCardozoM– en el fascinante mundo del Twitter; plataforma que pese al chismorreo, a hilarantes confusiones y a malintencionadas prácticas –algunas, por cierto, muy bien descritas por Gaby Castellanos en su artículo “La estrategia digital del gobierno venezolano”, publicado el 10 de abril de 2014 en El Nacional–, es sin duda de inestimable utilidad.

Pero sea lo que fuere, el comentario sobre esa inmersión viene al caso dado que este servidor –aprovechando el valioso espacio para el ejercicio de la libertad de expresión que brinda el prestigioso diario @ElNacionalWeb y para no quedar rezagado en el uso de un nuevo recurso discursivo del que ya otros han echado mano– desea compartir varios de los tantos “tuits” que ha ideado pero no expresado en la mencionada red social.

Aquí van:
–@MiguelCardozoM: “La herencia no se dilapidó como dicen; ahora hay más ceguera, violencia y pobreza || #YaNoViveYLaAngustiaSigue”.

–@MiguelCardozoM: “¿Quién es el mentiroso que corrió la bola de que no hay aceite si el país lo está pasando? || #NoInventen”.

–@MiguelCardozoM: “Quiero conocer al asesor porque lo está haciendo estupendamente bien || #ConAmigosAsí”.

– @MiguelCardozoM: “Patriota cooperante informó que faltaron unos 15.000.000 de nombres en la lista de conspiradores || #NoSeanExcluyentes”.

–@MiguelCardozoM: “Fuego y luces, en la universidad, ni son sinónimos ni son compatibles || #MoralYLucesSonNuestrasPrimerasNecesidades”.

–@MiguelCardozoM: “Execrable el intento de envilecer la candorosa infancia con tergiversación, engaño y despojos ideológicos || #NoEsChiste”.