• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

Auspiciosas primarias… y un comentario aparte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las elecciones primarias llevadas a cabo recientemente en varios estados del país, para la escogencia de algunos de los candidatos opositores que participarán en los venideros comicios parlamentarios, han hecho patente una realidad que diversos actores del ámbito político nacional siguen empeñados en soslayar: la postura crítica del ciudadano/elector frente a su “dirigencia”.

No es esto cualquier cosa, dado que ha quedado claro que ese subestimado venezolano de a pie, además de estar hastiado de la perversa hegemonía socialista/comunista que durante tres largos e infaustos lustros ha deteriorado su calidad de vida hasta extremos insospechados, también lo está de la constante imposición de unos autodenominados “líderes” que muy lejos están de ser tales por no tener sobre las comunidades a las que dicen representar ese ascendiente que otros, por su trabajo permanente en pro del desarrollo de aquellas y de toda la nación, sí poseen.

Fácil es entender entonces la razón por la que rotundamente –y aduciendo ridículos argumentos– algunos se negaron a realizar unas primarias generales que se constituyeran en un elemento legitimador y, por ende, capaz de fortalecer las bases del apoyo popular a las candidaturas resultantes, tal y como ocurrió cuando el hoy gobernador Henrique Capriles se convirtió, por el voto de una mayoría, en el candidato presidencial de la oposición.

Por ello, son dignos de celebrarse casos como los del profesor José Guerra, quien en una elocuente demostración de la manera en que el verdadero liderazgo político se construye decidió legitimar con el voto del pueblo su candidatura, aun cuando esta ya contaba con un amplio respaldo tanto dentro de la Mesa de la Unidad Democrática como en otros sectores de la sociedad venezolana.

Pero sea lo que fuere, ya la oposición tiene sus candidatos y debe procurarse ahora la consolidación de la unidad y la consecución de una aplastante victoria opositora en los mencionados comicios parlamentarios, máxime porque las primarias del pasado domingo también fueron una auspiciosa muestra del deseo de participación de la ciudadanía en una auténtica y resuelta lucha pacífica y democrática orientada a la pronta restitución del Estado de Derecho en el país.

 

El comentario

Las recientes declaraciones de la señora Luisa Ortega Díaz deben, como mínimo, ser objeto de un generalizado repudio, ya que el sugerirse que la profesionalización de la mujer en el país durante los cuarenta años de democracia de la segunda mitad del siglo XX fue producto de la masiva práctica de una suerte de prostitución académica es, además de una vulgar difamación, un irrespeto a los hijos y nietos de millones de venezolanas que con probidad contribuyeron al progreso de la pujante Venezuela de ese período.

 

@MiguelCardozoM