• Caracas (Venezuela)

Mauricio Palacios

Al instante

La risa del cuervo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La risa del cuervo es una novela del escritor colombiano Álvaro Miranda, nacido en Santa Marta, en 1945, y poeta, novelista, historiador, ensayista, editor y director de revistas literarias. Su primer libro de poemas, La indiada, apareció en 1971. En 1982, ganó el Premio Nacional de Poesía con Los escritos de Sancho Jimeno. Su novela, La risa del cuervo, escrita en 1983, obtuvo el primer premio en Buenos Aires y fue publicada al año siguiente por la Universidad de Belgrano.

Reescrita durante varios años y editada una vez más en Bogotá (Thomas de Quincey Editores, 1992), es galardonada por Colcultura, con el premio Pedro Gómez Valderrama.

Esta novela, recientemente reeditada en Cartagena por el Banco de la República, en 2016 –editada en Venezuela por la editorial El perro y la rana– trata sobre las aventuras de la cabeza cercenada de José Félix Ribas, quien fue desmembrado como castigo por el Ejército español. Carnavalesca, pantagruélica, la novela transcurre luego del trasfondo histórico de la vida y la muerte de los acontecimientos. Ribas se transforma en un muerto viviente que va recorriendo el país tras la contienda sangrienta. En otro hilo argumental está Manuelita Sáenz, quien vive también como muerta viviente, aprisionada entre fragmentos de cangrejos y calaveras enterrada en alguna playa perdida. Y finalmente tenemos a Aimée Bonpland y Alexander von Humboldt, en sus estudios sobre la naturaleza venezolana.

Esta obra está cercana a la novela Mason&Dixon, de Thomas Pynchon, en cuanto a la naturaleza de lo narrado: aquí la historia deja de ser historia y se convierte en mito, y la ficción se transmuta en realidad o en realidades posibles. La obra de Thomas Pynchon está en Estados Unidos colonial, con las características posmodernas que este tipo de ficción ofrece: múltiples tramas, cajas chinas, transmutación de otras obras literarias y perspectivas de la historia. La referencia más importante en toda la novela, aparte de dar el título y el eje central de esta obra, es el cuervo, el mismo de Poe. Los cuervos de un diplomático inglés terminan por estar presentes por todos los lugares donde se encuentra Humboldt, así como en los destinos de los otros personajes.

Para el escritor colombiano Efrén Giraldo la estética de La risa del cuervo, y de Álvaro Miranda como “la órbita goyesca”, en el sentido de “Esteticismo, imagen literal de la corrupción carnal y expresionismo descriptivo son, entonces, modos de sondear las zonas abisales de una historia flotando sobre el caos y la destrucción, de una religión fundándose en la veneración de la violencia y de la sangre.” También, diría yo, esta obra está emparentada con obras del decadentismo, como Allá lejos, de Jorys-Karl Huysmans, y El retrato de Dorian Gray; sin embargo, con un sabor caribeño que no deja de sentirse en el lenguaje y en la forma de la narración.