• Caracas (Venezuela)

Mauricio Palacios

Al instante

El idioma de hoy

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde antaño la idea de idioma estaba ligada a la idea de poder o por lo menos a la idea de gobernabilidad. La gramática española de Nebrija salió a la luz precisamente cuando el Imperio Español comenzó a extenderse al continente americano. El latín además de haber sido lingua franca en los territorios del Imperio Romano, también pasó a serlo de los círculos cultos de la ciencia, el arte y la religión desde la Edad Media hasta la modernidad, aun cuando los idiomas romances derivados ya llevaban siglos y aún establecían sus propios dominios, academias y variantes.

No es nada nuevo que el inglés sea la lengua predominante actualmente. En la misma oración anterior, al decir “actualmente” dije un anglicismo, ya que en “castellano castizo” la palabra correcta debía ser “hoy en día”. Sin embargo, la influencia del inglés actual va mucho más allá del spanglish o la utilización extendida en algunos países no anglosajones como los países escandinavos.

Observaba el escritor George Steiner en una entrevista que el idioma de hoy en día no era realmente el inglés, sino una especie de versión estándar del inglés americano. Una versión estándar simplificada e incluso pobre. Bajo la superficie de todos los idiomas de hoy en día, dice Steiner, está esa versión estándar del inglés americano. El español, el chino, el francés; todos tienen el núcleo cultural de esta versión estándar y esto se transmite en la forma de construir oraciones, en los préstamos lingüísticos, en las expresiones populares pero también en la esencia misma de cada idioma.

El escritor colombiano Fernando Vallejo, amante del idioma español, decía con su característico sarcasmo: “Nos han colonizado hasta el alma”, en desacuerdo con las nuevas formas del idioma, que según él, no hacen sino afearlo. Por otra parte, hay defensores de las nuevas formas de hibridación del idioma, como el escritor Ilan Stavans, que en su ensayo In Defense of Spanglish, donde establece el valor del spanglish como expresión cultural en contra de la rigidez y el autoritarismo de las academias del idioma. Compara el spanglish con el yiddish, la mezcla de hebreo y alemán surgida en la Edad Media en ciertas regiones de Europa.

Sin embargo, para usar una analogía bastante actual, podríamos decir que el lenguaje es el software del pensamiento. A través del idioma están las coordenadas de la capacidad de pensar, o las posibilidades de concebir distintos mundos. Si todos pensamos “igual” en el mundo, además de recibir la esencia de un idioma “estándar”, ¿no estaremos perdiendo algo, después de todo, sobre todo en relación con la posibilidad de comprender el mundo?