• Caracas (Venezuela)

Más Deportes

Al instante

El ciclismo llora de muerte de uno de los grandes: Justo Galavís

Galavís fue uno de los embaladores más destacados en la historia del ciclismo nacional /  Archivo

Galavís fue uno de los embaladores más destacados en la historia del ciclismo nacional / Archivo

El ex corredor y entrenador de Lotería del Táchira sufrió un accidente cerebro vascular al que no pudo vencer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La última vez que lo vimos fue en la raya de partida de la edición de la Vuelta al Táchira en 2011. Trabajaba como técnico del equipo Kino Táchira, filial del equipo grande de la lotería. “Estamos lístos para dar la batalla”, dijo Justo Galavís, corredor que esta semana sufrió en Caracas un accidente cerebro vascular que le causo la muerte en la clínica Loira de la capital. Estaba en Caracas como entrenador de la delegación de ciclismo de la entidad tachirense que participa en los Juegos Naciones Juveniles.

El ex ciclista, que el pasado 6 de septiembre cumplió 59 años de edad, era muy parco a la hora de hablar, pero en su tiempo de competidor dejaba que los remates en la propia raya de sentencia hablarán por él. No tenía mucha vida en la montaña, pero como pasista (embalador en terreno plano), dio lecciones de coraje.

“Yo soy muy nervioso para los embalajes. No me gustan las llegadas con el grupo. Uno se sobrepone al temor y ensaya el envión”, le confesó el corredor al periodista Alfonso Saer en una entrevista publicada por El Nacional hace 27 años. En esa oportunidad también recordó el accidente que sufrió cerca de San Cristóbal y que lo llevó a ser un paciente de la sala de cuidados intensivos. “Francamente yo no recuerdo nada de la caída. Lo que sí me ocurrió recientemente, en un clásico, es que casi me derriban en un sitio cercano al de la rodada anterior”, dijo en esa oportunidad.

El nativo de Táriba, que fue llevado desde Caracas al Táchira para ser enterrado, fue pieza fundamental de la selección nacional y de la Lotería del Táchira, escuadra en la que militó durante toda su carreca activa y también como entrenador. En 1988 sufrió una suspensión por no concurrir a los 100 kilómetros del Campeonato Panamericano de Ciclismo realizado en Medellín, Colombia.

Comenzó en el ciclismo en 1974, a los 19 años de edad, tarde si se quiere para una disciplina en la que se comienza a temprana edad. Su primer equipo fue el desaparecido Martell. Su primera victoria en el calapié la logró en 1976 con motivo de la Vuelta al Zulia, tras vecer en la raya de sentencia a Fernando Fontes. Al día siguiente volvió a terminar con los brazos en alto en la etapa disputada entre Cabimas y Valera. Allí se comenzó a gestar una de las carreras más prominentes del ciclismo nacional.

Carrera destacada.  Sólo por nombrar algunas de sus actuaciones internacionales: en 1975 participó en los Panamericanos de México. 1976, Panamericano de Ciclismo Juvenil en La Fría, Mundial de Ciclismo en San Cristóbal, Juegos Olímpicos de Montreal, Mundial de Ciclismo en San Cristóbal 1977, Centroamericano de Medellín en 1978, Juegos Panamericanos de  Puerto Rico en 1979, Panamericanos de Puerto Rico en 1980, Panamericanazos de Chile en el 91 Juegos Bolivarianos de 1982 y Juegos Panamericanos de caracas en 1983.

Premio Ymca 1986

El acto, en la sede el Ymca de San Bernardino, contó con la presencia de César Tovar, Víctor Davalillo, Alfonso Chico Carrasquel, y Leopoldo Marquez, entre otros. Allí, con la anuencia de los reporteros de deportes, recibió el premio al Atleta Ymca de 1986. Allí el ciclista le envió un mensaje a la juventud. “Me gustaría que todo el mundo hiciera deporte porque es la única manera de tener un pueblo sano. Hay que practicar todos los deportes y el ejemplo de ello está en los grandes atletas aquí presentes. Si yo hubiera sido drogadicto, por ejemplo, después del accidente que tuve, no estuviera recibiendo este premio”. Una estrella de un duro deporte que los tachirenses llorarán por mucho tiempo.