• Caracas (Venezuela)

Más Deportes

Al instante

Rivera: “Me preocupa el futuro de la natación venezolana”

María Carolina Rivera ha competido en siete mundiales master |  Foto cortesía Feveda

María Carolina Rivera ha competido en siete mundiales master | Foto cortesía Feveda

La doble medallista de oro en el Mundial master cree que Páez, Molina y Claverie responderán al reto de tomar el testigo de Pinto y Subirats

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

María Carolina Rivera, La Cuco, todavía celebra las dos medallas de oro - 100 y 50 metros Espalda en la categoría 40-44 años de edad- que consiguió hace un par de semanas en el Mundial master de natación de Kazán, donde fue la mejor de la delegación venezolana.

En Rusia, con cinco preseas, el equipo master tuvo más razones para celebrar que el elite, que días antes se despidió sin visitas al podio ni clasificaciones olímpicas. El festejo de Rivera no le impide manifestar su inquietud  por el porvenir de la natación venezolana, que pronto despedirá de la competencia activa a sus principales baluartes: Andreína Pinto y Albert Subirats.

“El futuro de la natación venezolana me preocupa bastante”, dijo la caraqueña, dueña del récord mundial master en 50 espalda con 31 segundos y 32 centésimas. “Nunca me llamó la atención ser entrenadora, pero sí interactúo mucho con las nuevas generaciones. Hay jóvenes con calidad. Veo potencial en  Isabella Páez, Robinson Molina, Carlos Claverie, pero no veo cantidad en la generación de relevo. Creo que eso debe llevar a la reflexión y ver que está pasando, saber si es un problema de falta de entrenadores o de piscinas o un problema país”.

El nombre de Rivera sigue siendo una referencia en este deporte. En 1987 y 1990 fue la reina de los Juegos Nacionales, con 11 y 10 medallas de oro, respectivamente, cuando no llegaba a las dos décadas de vida. En 2003, cuando defendió los colores de Venezuela en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo ya competía en categoría master.

“La diferencia entre aquella época y ahora es que tengo mucha más madurez”, asegura sonriente. “Compito porque me apasiona, ya no es una obligación. Ha cambiado sobre todo la manera en que disfruto este deporte. Me ha dado amistades espectaculares, pero ahora puedo ver las competencias y saborear la unión entre los latinos. Todos nos apoyamos y nos alegramos por el triunfo de los otros. Eso es algo difícil de ver en la elite”.

Aunque todavía celebra y se sorprende por el recibimiento que le dan a su regreso de Kazan, Rivera ya se planteó nuevos objetivos: “Mi meta es mejorar mis tiempos el año que viene y volver a tener topes competitivos con las rivales que tuve en Rusia. Aunque no hay Mundial  en 2016 me gustaría estar en competencias en Europa y Estados Unidos donde habrá buen nivel”.

“Ya tengo invitación a los Nacionales de EE UU, pero mi presencia dependerá de que logre reunir el costo del viaje”, admite.” Afortunadamente conseguí una aplicación que te permite divulgar tu curriculum y conseguir apoyo económico en dólares. Eso me ayudó con el viaje a Kazan”.