• Caracas (Venezuela)

Más Deportes

Al instante

Manchester y Supremo listos para responder

El jinete Jaime Lugo, izquierda, tendrá buenas oportunidades en la jornada de hoy | Foto: ALEX DELGADO

| Foto: ALEX DELGADO |

Los ejemplares venezolanos buscarán la victoria número 14 de Venezuela en la más importante de la Serie Hípica en Panamá

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde aquel 26 de junio de 1966 cuando Victoreado, conducido por Gustavo Ávila derrotó en propia sentencia a El Rebelde, guiado por Ángel Cordero jr en el primer Clásico Internacional del Caribe, hasta la victoria de Ninfa del Cielo el año pasado en La Rinconada, los caballos venezolanos han realizado destacadas actuaciones en la carrera que anualmente reúne a los mejores ejemplares de tres años del área caribeña.

Un total de 13 victorias han conseguido los equinos criollos en las 40 ediciones de la justa más importante de la Serie hípica del Caribe que cuenta con otras pruebas de corte selectivo.

Victoreado, un hijo de Viviani en Yeyela que defendió los colores del stud Raga de los recordados propietarios Ramón Chiarelly Gómez y Gabriel Angarita, fue acompañado por Velika al hipódromo El Comandante de Puerto Rico.

Luego de recuperarse de algunas lesiones que en momentos se pensó en el retiro, el caballo que entrenó Domingo Noguera Mora, hizo gala de fuerte atropellada que cristalizó en los tramos decisivos para alcanzar la inolvidable victoria.

“El éxito alcanzado por Victoreado en el Clásico del Caribe, lo considero como el más importante de mi carrera”, afirmó Gustavo Ávila, jinete que también conquistó dos de las tres válidas de la Triple Corona estadounidense con el caballo Cañonero.

No fue sino hasta 1971 cuando Huracán Sí, en inesperado avance por la parte central de la pista, desplazó a los punteros a pocos metros de la raya conducido por Argenis Rosillo y entrenado por Juan Eugenio Vidal.

Bajo un torrencial aguacero y sobre una pista totalmente fangosa, Benemérito, bajo la dirección de Douglas Valiente y la preparación de Daniel Pérez, galopó a sus adversarios en el hipódromo de Aguas Calientes de México en 1986.

En 1987 Rayo Láser, con Rafael Torrealba, derrotó por mínima diferencia a Gallardete montado por el recordado campeón Juan Vicente Tovar.

En una inolvidable tarde de 1990 en el recién inaugurado, para la época, hipódromo de Santa Rita, Juan Vicente Tovar, no solamente conquistó el Clásico del Caribe, sino que también ganó las copas Confraternidad de hembras y machos con Mon Coquette y Randy para otorgarle a Venezuela el triunfo en las careras de mayor importancia.

Douglas Valiente consiguió su segundo triunfo con Alighieri en la temporada de 1997, en prueba efectuada en el óvalo de La Rinconada.

Tres años más tardes, My Own Business, uno de los mejores ejemplares de los últimos tiempos en Venezuela, no confrontó problemas para ganar la edición de 2.000 en Puerto Rico, en el que sería el primer éxito de Emisael Jaramillo en la carrera.

El entrenador Gustavo Delgado presentó en forma impecable a Gran Abuelo en 2002, Bambera en 2009 y Water Jet en 2010.

Heisenberg, del haras La Primavera ganó en el 2011 y en el 2012 El de Chiné respondió en Puerto Rico.

La yegua Ninfa del Cielo, con la yunta de Emisael Jaramillo y Juan Carlos Ávila, galopó la edición de 2014 disputada en el hipódromo La Rinconada.

El jinete Emisael Jaramillo, con cuatro victorias y el entrenador Gustavo Delgado con tres lauros, aparecen como los profesionales con mayores conquistas del Clásico del Caribe.

Para la edición de esta tarde que se efectuará en el hipódromo Presidente Remón de Panamá, los venezolanos Manchester, conducido por Jean Carlos Rodríguez y Supremo, guiado por Leonel Reyes Ramos, buscarán la victoria número 14 para la hípica venezolana en la carrera que desde su creación se disputa en recorrido de 1.800 metros y tendrá premio de 300.000 dólares.