• Caracas (Venezuela)

Más Deportes

Al instante

Influencia familiar llevó a los mundialistas hasta el golf

Jorge García, George Trujillo, Gustavo León y Gustavo Morantes aspiran a jugar en el profesional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un país donde se respira beisbol, fútbol y baloncesto, y todos desean ser como Miguel Cabrera, Juan Arango o Greivis Vásquez, es muy raro ver a jóvenes que deseen iniciarse en el mundo del golf. Ya eso dejó de ser una “rareza”, gracias al título Mundial en la categoría juvenil.

Los cuatro bastones del combinado venezolano tienen mucha coincidencia en sus inicios en la disciplina de los hoyos. Seguro no fue por influencia mediática, a diferencia de los peloteros, donde en cada esquina hay un campo de beisbol. Seguir los pasos a amigos y familiares, fue el principal motivo por el cual encajaron allí.

Jorge “Pollito” García, el líder del equipo que alcanzó la corona recientemente en Japón, es un caso bien particular: se inició a los 6 años de edad luego de ver jugar a su padre y hermano mayor; sin embargo, a los 13 decidió emigrar a Estados Unidos porque su desarrollo deportivo fue perjudicado por los cierres de campos de golf de la petrolera Pdvsa.

Freddy Alcántara, presidente de la Federación Venezolana de Golf (FVG), confesó que este primer título mundial para el país en esta disciplina sirvió para su proyección: “Con este triunfo se nos abren varias puertas si las sabemos manejar”.


Similitud. Así como García, George Trujillo, Gustavo León y Gustavo Morantes tuvieron su cercanía con el deporte de manera muy similar.

Trujillo, oriundo del estado Lara, empezó en natación, tenis y fútbol. A los ocho años decidió colgar los tacos, caretas y raquetas por un bastón. “Mi papá lo jugó a nivel profesional, siempre lo vi jugar. Un día me dije ‘quiero ser como él’. Al principio me gustaba mucho de chamo porque conocía muchas personas, a los 11 años fue que lo tomé en serio y aquí estoy”.

León también comenzó en el fútbol hasta que la curiosidad lo llevó al golf: “Nosotros somos socios del Country. Siempre que pasábamos hacia los campos de fútbol debíamos pasar por las canchas de golf. Un día le dije a mi mamá ‘yo quiero estar ahí’ y aquí estoy. El golf es como la vida, te enseña muchos valores, siempre vas a tener momentos buenos y malos, lo importante es no decaer en los momentos malos”.

Morantes igualmente se inclinó primero por el fútbol, pero luego de ver tanto a su abuelo y un compañero de infancia dar swings fue suficiente para cambiar de disciplina: “Era mejor que el fútbol. Creo que hoy día puedo vivir sin el golf”.

Así como hay similitud en los inicios, también está en el futuro; coinciden en que quieren incursionar en el mundo profesional y en las carreras universitarias.