• Caracas (Venezuela)

Más Deportes

Al instante

Cometa, tabla y piruetas

Aunque la práctica del kitesurf de manera extendida es muy reciente, se tiene conocimiento que desde los siglos XII, XIII y XIV en China e Indonesia se usaban cometas para arrastrar pequeñas embarcaciones | EFE

Aunque la práctica del kitesurf de manera extendida es muy reciente, se tiene conocimiento que desde los siglos XII, XIII y XIV en China e Indonesia se usaban cometas para arrastrar pequeñas embarcaciones | EFE

En el Kiteboarding Club El Yaque, escuela de la que han salido destacados deportistas, imparte clases de kitesurf en El Yaque

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cielo se pinta de diferentes colores cuando los atletas despliegan las llamadas cometas y con sus tablas de kitesurf realizan piruetas impulsados por el viento margariteño, esta es la sensación que experimentan cada fin de semana Marie-lou “Liloo” Fourré y Duglas “El Negro” Salazar, quienes dan a conocer la disciplina entre los amantes de los deportes de acción.

Para practicar el kitesurf, se necesita de una cometa, la cual varía de tamaño, según la potencia de arrastre, que se desee tener. Esta se asegura a la cintura del deportista, por medio de dos a cuatro poleas, unidas por un arnés. Para deslizarse, se necesita de una tabla de surf, la cual, en la mayoría de las ocasiones, es bastante más pequeña, que la original, para poder tener un rango de maniobra mucho mayor al acostumbrado.

Murray Sampson en su escuela Margarita Xtreme es uno de los fundadores y pioneros del kitesurf en Venezuela; en esta disciplina también se destacan la escuela Jack Sparrow con su director y kitesurfista Alessando Ferrari y la escuela Kiteboarding Club El Yaque donde Fourré y Salazar trabajan liderando además el top de los representantes del kitesurf nacional.

Marie-lou, de origen francés y que vive y sueña en suelo oriental, llegó de niña a playa El Yaque, donde descubrió su verdadera pasión la cual ejecuta con total disciplina y elegancia en el agua.

Logros y triunfos. La amante de los deportes acuáticos lleva 6 años realizando el arte del kitesurf, es manager de Kiteboarding Club el Yaque y cuenta con grandes logros en diferentes competencias, entre ellos, en 2012 obtuvo el segundo lugar en la categoría slalom y cuarto lugar freestyle en la Copa ONA; en el palmarés de 2013 acumula el primer lugar longue distance, primer lugar slalom y segundo lugar freestyle Copa El Yaque, en la competencia Margarita Wild Wind subió al podio en la modalidad slalom y freestyle. En el exterior Fourré logró llevarse los lauros en freestyle y el tercer lugar larga distancia en la prueba Aruba Hi Winds.

“Empezamos a hacer kitesurf porque es un deporte muy llamativo, extremo y radical. La sensación que tiene uno cuando navega y vuela en el aire no es descriptible. Los mejores kitesurfistas del mundo venían a playa El Yaque a entrenar, los veíamos volar y hacer maniobras espectaculares y queríamos navegar como ellos” así comenzó a interesarse por la disciplina la atleta de origen francés

El inicio. La escuela dirigida por Salazar y Fourré recibe anualmente entre 150 y 200 estudiantes que desean iniciarse en el kitesurf y que deciden comenzar el curso básico de 6 horas con un costo de 17.800 bolívares. La logística de los curso se dividen en  varias etapas: las dos primeras horas del entrenamiento consisten en aprender a manejar la cometa, la tercera y cuarta se llama de “bodydrag” que consiste en manejar la cometa en aguas profundas y por último la dos horas siguientes se emplean para aprender a navegar con la tabla.

Brindar apoyo. Sin duda alguna Marie-lou es icono del kitesurf en playa El Yaque, quien afirma además que es difícil destacar en un deporte donde la mayoría de los atletas son masculinos. “Hay que darle más apoyo y relevancia a las chicas en los deportes extremos pues día a día se suman más a esta hermosa disciplina”.

Siglos atrás

Aunque la práctica del kitesurf de manera extendida es muy reciente, se tiene conocimiento que desde los siglos XII, XIII y XIV en China e Indonesia se usaban cometas para arrastrar pequeñas embarcaciones. No es sin embargo hasta 1977 cuando Gijsbertus Adrianus Panhuise patenta un sistema de navegación sobre una tabla de surf traccionada por una especie de paracaídas, convirtiéndose así en el padre de este deporte.

 La Frase

“La sensación que tiene uno cuando navega y vuela en el aire no es descriptible” Marie-lou “Liloo” Fourré, representante del kitesurf.