• Caracas (Venezuela)

Marta Colomina

Al instante

La realidad económica de 2015 al desnudo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este 6-D ha sido esperado por millones de venezolanos que acudiremos cívicamente a las urnas de las que surgirá la nueva Asamblea Nacional. La expectativa nacional e internacional es enorme. Numerosos gobiernos, mandatarios y dirigentes del mundo han hecho votos porque el día de hoy transcurra en paz y que tan histórica elección sea transparente y contribuya al entendimiento de todos los venezolanos. Que ningún ciudadano preocupado por el futuro de Venezuela se quede sin votar. En respeto a la normativa electoral, nuestro artículo no hará referencia política alguna a encuestas o informaciones sobre el proceso que culmina hoy. Así que siguiendo una práctica periodística mundial, haremos una síntesis económica del país durante este año que termina. Para ello hemos realizado una muestra de los diarios El Nacional y El Universal de los tres primeros meses de 2015 en los que el gobierno suele anunciar sus planes económicos para el año que se inicia, y de los meses 9,10 y 11.No esperen un análisis especializado de todo lo relevante ocurrido durante el año, sino aquellos hechos reseñados por los medios que más afectaron a los ciudadanos.

Enero comienza con los recurrentes temas de la escasez de alimentos, fármacos, partes, y productos de limpieza e higiene personal, entre otros.  El Nacional abre su primera página con “No darán más divisas a empresas productoras de artículos de limpieza” (21-01). Y añade que el gobierno ordena “exportar para obtener dólares para compras”, imposible de cumplir porque sin insumos no pueden producir y muchos menos con las prohibiciones y trabas burocráticas que condujeron a la gran escasez de meses posteriores. Otro titular ilustra los efectos letales de los “exprópiese” de Agroisleña y de fincas privadas en plena producción: “80% caerá la producción de papa este año por las irregularidades que hubo en dotación de semillas, fertilizantes e insecticida para los productores”. El precio de la papa se disparó. En 10 años las importaciones desde Argentina aumentaron 1.310,4%. Ruina para los productores nacionales y riqueza para los “panas del exterior”. La historia se repite en cientos de rubros: “Desde hace 3 meses no llegan clavos a las ferreterías” (El Nacional 30-01). Miguel Eseverri, director del sector metalúrgico, explicó que la escasez se debe a que Sidor (otra víctima de los ‘exprópiese’) no surte el alambrón”. El Universal (22-11) explica que “la merma en la producción en las empresas de Guayana ha obligado al gobierno a importar productos de acero y aluminio”.

Un reunión entre el ministro Torres, de Economía y Finanzas, con las principales empresas de alimentos y farmacia, promete que “elevarán producción de alimentos y rubros farmacéuticos” (El Universal 04-02). Ese mismo día El Nacional nos entera de un acto de rapiña oficial que se repetiría a lo largo del año: “En camiones de Mercal se llevaron productos ‘acaparados’ por supermercados Día”, saqueo que los meses siguientes aplicarían a pequeños y medianos comerciantes. Al lado se lee que “directivos de Farmatodo siguen presos en el Sebin”. La promesa oficial de “elevar la producción de alimentos y medicinas” fue vana ilusión. El Nacional informa en noviembre: “Laboratorios producen por debajo de su capacidad instalada. Se redujo drásticamente producción de medicinas.

En su mensaje anual Maduro anunció nuevo sistema cambiario a 3 niveles que ‘agilizaría entrega de divisas’. El presidente del BCV prometió que ‘estudiantes en el exterior recibirían dólares a 6,30” y añadía que “personas podrán adquirir hasta 10.000 dólares al año a través de Simadi”. La realidad al desnudo es que nuestros estudiantes fueron abandonados sin recursos en el exterior (como los jubilados): que “el gobierno liquidó 66% menos divisas hasta octubre” y “viajeros recibieron 36% menos divisas” (EN 05-11). La mortal crisis de la salud por negligencia e imprevisión oficiales se constata desde el primer mes: “Escasez no apta para cardíacos” (EN 26-01) a propósito del cierre de Cirugía Cardiovascular de HUC “por no tener con qué operar”. “Víctimas de la inseguridad y el ruleteo hospitalario” (EN 29-01); “248 personas contraen malaria cada día (Ibid). Chávez murió de cáncer, sin embargo los hospitales oncológicos son una deuda sin saldar”. Los pacientes “peregrinan por farmacias en busca de medicinas” (EN 06-02) y así todo el año hasta que ocurre lo inevitable: que muertes por cáncer se incrementaron: según la Sociedad Anticancerosa este año fallecerán 24.812 personas por tumores malignos por no haber tenido tratamiento de radio y quimioterapia (EN 25-11)). Cosa semejante ocurre con los diabéticos, pacientes con sida y otras enfermedades. Con razón el ilustre médico Amadeo Leyba acusa que “estamos regresando a la medicina de hace más de 40 años”.

Maduro ha propuesto varias veces “alianza con el sector privado” (EU 20-01) y a los pocos días insulta a los empresarios y confisca su producción. El acoso e insultos al presidente de Empresas Polar es injusto y contrario a la opinión de los venezolanos. El 09-03 Maduro prometió “crear plan para garantizar productos básicos para la mujer” y creó otro elefante burocrático: Unamujer. Hoy las venezolanas no encuentran compresas, productos de higiene personal, medicamentos, pañales, leche para sus hijos, y otros. El sector de autopartes padece agonía similar: “Parada 60% de la flota de buses por falta de repuestos” (EU 11-11). Los dólares –dicen los desesperados sindicalistas atuneros– “son para las empresas de maletín”. Con las divisas entregadas para importar 3.500 toneladas de atún enlatado de Ecuador, se pueden producir 15.000 toneladas, generando puestos de empleo. Enero devela que 49% de los atendidos por los programas sociales no están en condición de pobreza y apenas 8,4% pertenece al sector de pobreza extrema, lo que demuestra, según este estudio de la UCAB, USB y UCV, que “las misiones no son para todos” (EN 30-01). A fines de 2015 los mismos científicos repitieron el estudio y encontraron que los hogares pobres aumentaron a 73%, y que la cifra de hogares en pobreza extrema es mayor que la de hogares en pobreza no extrema. 2015 concluye con la mayor devaluación de la historia (José Guerra); la liquidez monetaria se ha duplicado; el país tendrá un déficit de 16.000 millones de dólares en 2016 (Barclays); las reservas internacionales están a un mínimo histórico; la inflación acumulada llegó a 219,4% y la cesta básica sobrepasó los 100.000 bolívares.

Dos hechos simbolizan la debacle económica del país: los 5 años del “exprópiese” de La Francia, hoy reducida a escombros, y los numerosos tanqueros que permanecen fondeados en el mar Caribe por falta de pago de Pdvsa, la otrora gallina de los huevos de oro, hoy arruinada por la corrupción y la ineptitud.