• Caracas (Venezuela)

Maritza Izaguirre

Al instante

Maritza Izaguirre

La suerte de los presos políticos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La inesperada muerte del capitán de Aviación, Rodolfo González, retenido por meses, sujeto a un largo y lento proceso judicial sin resultados concretos. Acusaciones basadas en la denuncia de un “patriota cooperante” y de  pruebas incriminatorias, resultado del allanamiento a su morada, donde, según la información oficial, encontraron pruebas que lo incriminaban con las protestas ocurridas en los primeros meses del año pasado.

Se inicia un largo proceso que afectó profundamente a la familia y amigos cercanos, una situación inédita, el padre y abuelo querido y respetado, privado de libertad, encarcelado, sujeto a investigaciones que dieron como resultado su reclusión en el Helicoide, y su señora esposa, retenida inicialmente por 72 horas, luego liberada pero con la obligación de presentaciones rutinarias ante el tribunal.

Su caso, como el de otros cientos de detenidos en las circunstancias anotadas, ha obligado a las familias a involucrarse directamente en la defensa, acudiendo a abogados especializados vinculados con las organizaciones no gubernamentales, las cuales han prestado su ayuda y cooperación, con el fin  de armar una estrategia capaz de solventar los múltiples obstáculos que acompañan la defensa de los presos políticos en la Venezuela bolivariana.

En este caso particular han sido evidente los continuos retrasos y suspensiones de las audiencias que obligaban a la familia a reajustar sus compromisos a fin de acompañar al capitán González, siendo testigos de la angustia y desasosiego que cada traslado ocasionaba, las visitas familiares, suspendidas a última hora, la preocupación de que fuesen entregadas las medicinas y los alimentos suplementarios requeridos por su estado de salud, y quizá lo más duro es el no conocer en qué momento el proceso llegaría a su fin. Esta situación confirma las dudas acerca del debido proceso y abre múltiples interrogantes en relación con la real posibilidad de que el juicio no respete el marco legal y que pesen más las opiniones sesgadas, emitidas por los responsables de la detención, donde se anuncia públicamente su responsabilidad en la articulación de la red de apoyo a la protesta, por lo tanto condenado a priori y sin juicio. 

Esta situación me trajo a la memoria las conversaciones en la vieja casa de mi familia materna, situada de Miraflores a Santa Bárbara, donde mis tías recordaban su infancia y adolescencia, en la cual no contaron con la presencia de su padre, preso político del gobierno de Gómez, y que marcó profundamente su evolución como familia, reforzando, sin embargo, su amor por la libertad y el rechazo al autoritarismo, conducta que con seguridad la esposa, hijas y nietos del capitán conservarán en su memoria con orgullo y  admiración por su valentía al afrontar con dignidad los duros meses de prisión, y respeto a su  decisión, en la que con seguridad tomó en cuenta los riesgos que para ellas implicaba una sentencia definitiva a cumplir en una prisión llena de riesgos y peligros.

Respeto y admiración  a un verdadero héroe civil en esta Venezuela que se merece un Poder Judicial independiente, tal como lo señala la vigente Constitución.