• Caracas (Venezuela)

Maritza Izaguirre

Al instante

Maritza Izaguirre

El necesario viraje de la política económica

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La situación actual, descrita hasta la saciedad, obliga de una vez por todas a enfrentar un problema que se arrastra, vinculado  al ciclo de precios de los hidrocarburos, dónde la sociedad venezolana en los años de precios altos, yen especial los gobiernos de turno en ejercicio del poder se embarcan en programas, dónde tienden a incrementar el gasto, sin medir las consecuencias de que en un momento determinado, cambios en el mercado internacional en relación a nuestro producto bandera, pueden afectar las condiciones acordadas en precio y volumen, que puede conducir a un descenso continuado en los precios, lo cual incide en el financiamiento acordado para los programas y proyectos en ejecución, en especial, si el país no cuenta con reservas acumuladas en los tiempos de bonanza.

Si así es el caso,  para revertir la situación  los gobiernos tienden a buscar financiamiento externo vía endeudamiento, lo que puede conducir al incremento de la deuda y de las obligaciones a mediano y largo plazo, lo que hipoteca el futuro de varias generaciones.

A finales de los años setenta y buena parte de los ochenta, a nuestras  autoridades les toco lidiar con un serio problema de deuda pública externa, producto de los compromisos generados en el financiamiento de los ambiciosos proyectos iniciados a finales de los años setenta, dónde  empresas estatales e institutos autónomos, acometieron la ejecución de grandes proyectos y programas de larga maduración, complejos técnicamente, que se vieron afectados en su programación financiera por las alzas en las tasas de interés de  parte de los acreedores, encareciendo las  condiciones acordadas, esto impidió a los deudores firmantes cumplir con lo establecido, y  llevó  a su renegociación  posterior en cabeza de la República.

De otro lado, tanto para renegociar como para adquirir nuevos empréstitos  hay que contar con un programa detallado que explique a la comunidad internacional, las medidas a tomar por el Ejecutivo a fin de aminorar los efectos de la crisis originada por la caída de los precios del petróleo, por lo tanto interesa conocer  los términos de las conversaciones iniciadas por el Jefe de Estado en su reciente gira, en la cual por la prensa hemos conocido que obtuvo resultados positivos, pero es indispensable conocer el detalle, la letra pequeña, para evaluar el impacto en las cuentas a futuro de los nuevos compromisos originados  por la caída de los precios en este ciclo.

Y más aún si los recursos adicionales  responden a lo identificado en un verdadero programa de ajuste, destinado a corregir y a resolver la vieja deuda de los venezolanos con la celebre frase de Uslar Pietri, sembrar el petróleo, y romper con nuestra alta dependencia del destino del precio de los hidrocarburos. 

Nos duele que cómo país hayamos desperdiciado una ventana de oportunidades, difícil de repetir para realmente romper con la vieja dependencia y convertirnos en un país sin pobreza ni exclusión, abierto para todos, que respeta los derechos humanos y valora el trabajo y el compromiso propio de una sociedad democrática.