• Caracas (Venezuela)

Maritza Izaguirre

Al instante

Maritza Izaguirre

La crisis de los servicios

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una lectura a la prensa diaria arroja una visión frustrante del acontecer nacional. La inflación que deteriora el valor del salario real, golpeando fuertemente a los asalariados, jubilados, pensionados y a los  miles de compatriotas que comparten la informalidad en el mercado de trabajo. A estas dificultades se agrega la escasez y el desabastecimiento y, en los últimos tiempos la crisis de los servicios públicos:la falta de agua, los apagones frecuentes, las fallas en el transporte,  las malas condiciones de la infraestructura vial, entre otros, contribuyendo al deterioro creciente de la calidad de vida del venezolano de hoy.

Lo anterior se complica aún más, por  el deterioro institucional que dificulta el acceso a los servicios, puesto que las organizaciones responsables presentan serias limitaciones en su gestión, entre ellas, quizá la más notable, la ausencia de planificación a mediano y largo plazo, que facilitaría la adopción del conjunto de decisiones destinadas a dar  respuesta oportuna a las necesidades de la población.

A mi generación, le tocó vivir en los años cincuenta del siglo pasado las dificultades asociadas al  suministro de agua potable en la capital,  y  sin embargo, fuimos testigos de cómo las autoridades atacaron el problema, planificando, diseñando estrategias  superando los diversos  obstáculos presentes en un valle montañoso estrecho sujeto a un proceso de urbanización acelerada tal como ocurrió en ese período. El esfuerzo fue acompañado por el fortalecimiento de las instituciones responsables y con los recursos fiscales requeridos. Año tras año el presupuesto nacional contemplo los recursos fiscales requeridos para la ejecución de los diversos proyectos.

De allí nuestro reconocimiento a la intervención inteligente de los funcionarios responsables, liderados por el Ministerio de Obras Públicas y el Instituto Nacional de Obras Sanitarias. Los ingenieros egresados de nuestras universidades  con especializaciones en los mejores centros del exterior, configuraron  los equipos que lograron en veinte años establecer sistemas operativos eficientes a fin de responder a los requerimientos de una buena parte de la población en esa materia. Trabajo realizado con mística y compromiso, orgullosos de participar en el  esfuerzo común de construir un país modernizando la infraestructura social básica.

De allí que extrañamos la institucionalidad del pasado para enfrentar los problemas presentes, multiplicados por el incremento de la población, ya no hablamos de la Caracas de un millón de habitantes, en el presente cubre a más de cuatro millones, compitiendo por servicios que solo disponen de  una infraestructura envejecida, rezagada ante las demandas y con serias limitaciones en la gestión, que se hacen presentes en la falta del mantenimiento rutinario, reposición oportuna de equipos y sustitución de materiales en las  redes de distribución, lo que incrementa los accidentes e interrupciones en el servicio.

De allí las quejas continúas de los clientes y la angustia real de la población ante contingencias como la falta de lluvia que obliga a restricciones que con buena planificación podría haber sido enfrentada, tal como ocurrió en otras oportunidades.

Por lo tanto, a recuperar la institucionalidad y el compromiso en nuestro sector público responsable por el bienestar y la calidad de vida.


izaguirre.maritza3@gmail.com