• Caracas (Venezuela)

Mario Guillermo Massone

Al instante

Mario Guillermo Massone

(2.0) Jaua Destituído y Enjuiciado

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¡Compatriotas! ¡Castigo ejemplar a Jaua! ¡Justicia! Cayó bandera, boleta, y en Brasil como que sí hay justicia. A Jaua, que se las da de parampampám, le puede llegar su sábado político. Los hechos ilegales que ha cometido son del dominio público internacional. La vergüenza es global.

La vergüenza delictiva que expuso al mundo el viaje de Jaua y compañía a Brasil… Déjenme ponerlo así: si estuviéramos en Japón, Jaua ya se habría suicidado por honor; si fuéramos Tailandia, le habrían fusilado. Pero en Venezuela, ni lo interpelan en la Asamblea Nacional. ¡Por ahora! Diosdado, ¿qué esperas para interpelarlo? Fiscal general Luisa Ortega, ¿qué espera para investigar los hechos delictivos interjurisdiccionales cometidos por Jaua? ¿O es que acaso hay intocables en el gobierno?

Actúen antes de que lo haga la justicia de Brasil, cuyo Ministerio Público ya conminó al gobierno de Dilma Rousseff, a su caciller Figuereido, y al gobierno venezolano a explicar qué hace Jaua trayendo niños y adolescentes del Brasil para ser adoctrinados en nuestro territorio desde 2011. Les dio diez días. 

Algunas cuestiones que se deben investigar en Venezuela: 1. ¿Cómo fue que “la niñera” pasó una pistola por la aduana venezolana? 2. ¿Es una práctica del madurismo el peculado de uso, en este caso, utilizando aviones de Pdvsa para llevar familiares y “niñeras armadas”? 3. ¿En qué estado mental se encuentran esos niños y adolescentes adoctrinados? 4. ¿Es esta la nueva forma de preparar invasiones a naciones vecinas del castrocomunismo?

Por la repercusión en redes sociales de mi artículo del martes 18 de noviembre con este mismo título, recalco que cuando escribí “que esta noticia se haga realidad” era precisamente porque no lo era. Lo que allí hice a Maduro fue meter en su boca algo que nunca ha saboreado hasta ahora: las palabras de un presidente sensato y responsable. Es la utopía de lo que debe ser. Como comentaron Cristina Matas y Marvella Burns, en un país serio es lo que esperaríamos de un presidente, lo correcto de un gobierno responsable. Como señala Theo Corona, es como “una metáfora de cualquier realidad deseable”. Fue, en palabras de Carlos Mora, “sátira. Resalta las inconsistencias de este gobierno”. Tal como escribe Edward Labrador: “Es solo un deseo del autor”. Pero es más. Es mucho más. Es nuestro anhelo de justicia.

Jaua ya fue denunciado en Venezuela. Veremos cómo se desenvuelven los hechos tanto en Brasil como en Venezuela. ¡No guardemos silencio!