• Caracas (Venezuela)

Mario Guillermo Massone

Al instante

Hugo Chávez ha muerto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nietzsche escribió: Dios ha muerto. Pero acá escribo de un muerto que debe estar rindiendo cuentas a Dios en este momento. La memoria histórica de Chávez, el que despertó una esperanza popular, frustrada y deshecha por la realidad del presente, es un hecho. Chávez es pasado.

Mantener vivo a Chávez, con máquinas de propaganda ideológica, es en lo que se malversan los dineros públicos, que tanto necesita el pueblo. Decir “Chávez vive” es decir “un muerto vive”. Algo está mal. Muy mal.

Asumir que un muerto sigue vivo pareciera duelo. Pero mantener un duelo con asistencia artificial, prolongarlo más allá del proceso natural, es patológico. A Chávez le toca su lugar en la historia, y toda historia es pasado. La vida continúa sin Chávez. Con chavistas pero sin Chávez. Porque Chávez ya no existe. Ha muerto.

La era poschávez llegó. Que el chavismo siga consignas de Chávez se entiende. Pero hablar de él como si viviera, es locura. Dentro del chavismo hay quienes quieren mantenerse en política. Actuar como locas no ayuda.

Hacer de Chávez una religión política es totalitarismo. Fundamentalismo. Teoría irracional del Estado. Es, además, inconstitucional. El (des)gobierno actual, está mancillando la memoria histórica de su Chávez. El hijo raya a su difunto padre. El absurdo es claro: Si “Chávez vive”; y no hay alimentos ni justicia, ni trabajo digno ni paz social, ni seguridad ni racionalidad, ni libertad ni medicinas; luego, es culpa de Chávez. Chávez es, si asumimos la consigna, el único responsable de la miseria trágica venezolana. ¿Es esta la posición del chavismo? ¿Piensan echarle ese muerto al muerto?

Insinuar a Chávez como libertador del siglo XXI, es afirmar que Chávez nos libró de los alimentos, de las medicinas... Es reconocer que nos libró de la libertad. Es un libertador con minúscula. Un mayúsculo fracaso. A Chávez hay que dejarlo quieto para no deshonrarlo aún más. Eso debiera pensar un chavista razonable. Que un difunto hable más que el presente, está muy mal. Impide vernos hacia futuro. Chávez no fue infalible, designó a maduro.

El discurso y actuar en política está cambiando. A paso lento, pero a paso. Ya Marea Socialista se ha deslindado de la locura irracional del PSUV. Barreto como que va por ese camino. ¿Se deslindarán también de la locura de que “Chávez vive”? ¿O le culparán también de los pecados del hijo putativo? ¿Mantendrán los militares la locura anti-militar de que “el muerto vive” o retomarán la institucionalidad y la doctrina constitucional?