• Caracas (Venezuela)

Mario Guillermo Massone

Al instante

La Cumbre de Catia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nos encontramos en una panadería para irnos a Catia a recorrer los barrios y a hablar con la gente. Tuve que pedirle prestado a Julio, pues iba con retraso y preferí no detenerme a sacar dinero.

Al llegar a Catia, iniciamos el camino. Saverio Vivas, candidato a la Asamblea Nacional, caminaba con Julio, rodeados de amarillo y otros colores. Entraron a comercios a hablar con trabajadores y pequeños propietarios. Salieron las doñas a besarles y rogarles cambio.

Un malandro nos acompañó durante el recorrido. Lo bauticé “el loquito”. Andaba con celular en oreja, amenazándonos que ya venían los colectivos a sacarnos a tiros. Me separé del grupo para comprar una bolsita rellena de mango fresco rebanado. Pepa incluida. Me le acerqué al loquito, y le dije: “Deja de hablar necedades y cómete un mango”. Me miró. Miró el mango. Yo no sabía si se me iba a encimar, a ofrecerme coñazos, o qué. Tomó cuatro rebanadas de mango y se fue.

Conversando con dirigentes locales supe que, en ocasiones pasadas, la violencia física les había impedido realizar estas actividades. No es la primera vez que lo escucho. En Valles del Tuy fue igual, un par de meses atrás. En la toma de la plaza Bolívar, en Santa Teresa, pregunté, aquel día, a un dirigente local: “¿Siempre andan tan alegres? Parecen boy scouts”. Me miró de vuelta, como pensando: “Este pobre p… ingenuo”; y me respondió: “Hace unos meses nos sacaron a golpes y cavillazos de aquí. En otra ocasión, la misma policía municipal nos atracó a mano armada y nos robaron celulares y algunas cámaras. Hace unos meses, nos hubieran linchado. Y a ti también, por andar con nosotros”.

De vuelta a Catia, al terminar el recorrido, me distraje un rato para enviar algunas imágenes de ese 11 de abril. Día, por cierto, de gran relevancia roja. Al terminar de enviarlas, levante la mirada. No veía a ninguna de las personas con las que anduve. Días después, supe que me estuvieron buscando, y alguien dijo: “Memo se fue a comprar mango”.

Me puse en la posición del etnógrafo y entré en tertulia con distintas personas en la parada La Cumbre de Catia, de donde se avista un cartel que dice Gramoven. Algunos desconfían de los políticos. Otros son cercanos a la oposición. Unas doñas parecen amar a Julio Borges. Un jovencito me dijo: “Si conoces a Julio, dile que se ponga pelo”.Conocí a un motorizado. Klever. Él me llevó de vuelta a mi destino. Ese día se logró el acometido.

Pero el siguiente sábado, la historia fue distinta. Las rojas armas de fuego, amenaza y muerte, se hicieron presentes en el lugar. Tiros, violencia, irracionalidad. Saverio sangrando de la cabeza hacia abajo. Opresión. Miseria humana. Motorizados disparando las balas del odio. Balas de quienes no razonan, y, por ende, no tienen razón. Mercenarios, enemigos del diálogo y la unión. Comportándose igual que el resto de los irracionales. De quienes asaltan la razón y la libertad. Quienes debieran soltar las armas y tomar la Ética a Nicómaco.

Venezuela ha de transitar la vuelta a la razón. Fortalecer su paideia. Su cultura. Esta es el verdadero freno, la verdadera resistencia a la despótica.

La Cumbre de Catia me dejó marcado. Me reafirmó que estamos en el buen camino. En el methodos del bien común. Soy cercano a la libertad y a la justicia, porque soy amigo de Aristóteles y de sus maestros Sócrates y Platón. ¡Elevemos la voz de la razón! ¡La vuelta a la razón!

Massone@massone59