• Caracas (Venezuela)

Marianella Salazar

Al instante

El reclamo del emir de Qatar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La visita de hora y media que el emir de Qatar sostuvo con Nicolás Maduro en Miraflores, el viernes pasado, no fue de cortesía, sino un reclamo en nombre de sus colegas árabes. El emir venía de reunirse el día anterior junto con los líderes árabes –de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Bahréin– con el presidente Barack Obama en una cumbre celebrada en una de las residencias presidenciales, en Maryland, Camp David, donde no solo trataron el álgido tema de las negociaciones nucleares con Irán, principal enemigo de los Estados sunitas del golfo, los conflictos en el Medio Oriente, también el tema de los precios petroleros que les concierne y preocupa.

Obama les explicó que Estados Unidos es autosuficiente en la producción de energía con el petróleo de esquisto y reducirá la dependencia del suministro con algunos países petroleros, empezando por Venezuela, que se empeña en mantener pésimas relaciones y hacer caso omiso de los reclamos que están haciendo –directamente a través del enviado especial Thomas Shannon– sobre el lavado de capitales en Estados Unidos de funcionarios y militares venezolanos con dinero proveniente del narcotráfico.

Si en corto tiempo Venezuela no abre una investigación seria al llamado “Cartel de los Soles” –ya le han entregado pruebas a Nicolás Maduro–, que actúa con total impunidad en el tráfico internacional de drogas, el gobierno de Estados Unidos aplicará las leyes y dejará de comprar petróleo a un país considerado como un narcoestado, donde además se violan sistemáticamente los derechos humanos y mantienen presos políticos.

El impacto más importante de una decisión como esa no solo se producirá en las relaciones internacionales, sino que tendrá un efecto devastador en materia económica, puesto que el precio del petróleo puede caer a 20 dólares por barril. De manera que las indeseables relaciones de Venezuela con Estados Unidos y el problema del narcotráfico es una cuestión trascendente para los países árabes. Ese fue el tema principal que abordó el emir de Qatar.

Maduro o corre o se encarama, no puede continuar paralizado como si fuese un rehén del “Cartel de los Soles”. ¿Será?... Estados Unidos no va a desistir con el tema del narcotráfico y el respeto a los derechos humanos. ¡Vienen por Diosdado!, el hombre que ha concentrado el mayor poder en Venezuela.

El diario estadounidense The Wall Street Journal publicó este lunes que “Fiscales de Estados Unidos investigan a varios altos funcionarios venezolanos por haber convertido al país en un centro global de tráfico de cocaína y lavado de dinero”. Si el año que viene un republicano se convierte en el próximo presidente de Estados Unidos, la situación se endurecerá mucho más, incluso para Cuba, que también está fastidiada con las graves tensiones provocadas por Venezuela, que ahora sí están convirtiéndose en una piedra en el zapato para sus negociaciones.

La actual administración estadounidense y la próxima no desistirán de su objetivo de lograr una transición hacia un régimen democrático en la isla y, por supuesto, en Venezuela, donde secuestran a autoridades elegidas por votación popular, como hicieron con el alcalde metropolitano, Antonio Ledezma.

Además del narcotráfico hay otro tema álgido, como las relaciones de altos funcionarios y gobernadores con grupos extremistas como Hezbolá, Hamás y el yihad islámico. La oposición no puede ignorar los escenarios que pueden darse antes de las elecciones parlamentarias y dar –incluso– al traste con ellas, ni sentarse a ver cómo se desarrollan los acontecimientos como si fuera una película. Aquí todos tenemos que asumir nuestro papel.

¡Falta poco!