• Caracas (Venezuela)

Marianella Salazar

Al instante

Marianella Salazar

La oposición retrógrada

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es una vergüenza la posición de unos cuantos carcamanes  que hacen vida en la MUD,  fustigando  “La Salida”, impulsada por los partidos Alianza Bravo Pueblo, Voluntad Popular, Proyecto Venezuela, la líder opositora María Corina Machado y otros sectores independientes de gran aceptación popular como el movimiento estudiantil que apoyan esa estrategia, para resolver la grave crisis política, social y económica   del país. Lo hacen precisamente cuando sectores críticos del oficialismo y hasta ex comandantes del 4-F están coincidiendo  en que la salida debe ser la renuncia del incapaz que los cubanos tienen pegado con saliva de loro en la silla de Miraflores, a través de los mecanismos consagrados en la Constitución, para que ésta sea pacífica y posteriormente se puedan convocar a unas elecciones presidenciales.  ¿Cuál es el interés de que hay en sectores de la MUD para retrasar la inminente transición planteada –incluso- en sectores del chavismo? Atornillar a Maduro a pesar de ser el responsable de la destrucción institucional de la República, la cubanización y lo que es peor, la africanización de la economía como consecuencia de entregar nuestra soberanía a Fidel y Raúl Castro, también es traición a la patria.

El vocero de Acción Democrática, Ramos Allup, en declaraciones a Unión Radio dijo que “si bien es cierto que el diálogo no ha producido resultados hasta ahora, también es cierto que ‘La Salida’ no produjo resultados positivos. Al menos podemos decir que nuestra propuesta no trajo heridos ni muertos”. Es una canallada que desde la oposición se responsabilice de esa manera a  María Corina, Leopoldo  López y Antonio Ledezma de los muertos y heridos que solo han sido producto de la actuación de los grupos paramilitares auspiciados por el gobierno y por la  represión del Estado. Precisamente “La salida” se plantea a consecuencia de los muertos, persecuciones políticas, exiliados, ruina económica, entrega de soberanía.
Además, “La Salida” ha sido apoyada por el movimiento estudiantil, cuyo máximo dirigente, Juan Requesens, es ficha de ese partido. Con esas declaraciones Ramos se distancia de los estudiantes que han pedido la salida del régimen en la calle, así que no debería extrañar a nadie que Requesens y los muchachos que manifiestan pacíficamente y han sido reprimidos con extrema crueldad se deslinden de  una buena vez de esa línea retrógrada de Ramos Allup.

Lo que resulta inadmisible es que ese inútil diálogo, como lo afirma el Episcopado venezolano se haya utilizado  para “apaciguar la protesta”. El cuestionamiento más serio contra “el diálogo” que promueve Ramos Allup  proviene de la Iglesia, el presidente de la Conferencia Episcopal, Diego Padrón, afirmo que “el diálogo no fue más que una simple contingencia sin proyección ni consecuencias”. El diálogo tampoco ha servido para lograr la libertad de los presos políticos, el dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López  y los alcaldes Diego Ceballos y Enzo Scarano, además de estudiantes y ciudadanos continúan presos por protestar y con pruebas totalmente amañadas. Al gobierno le interesa silenciar la prensa y lo está logrando adquiriendo televisoras y periódicos a través de la boliburguesía corrupta, que está detrás de todas esas operaciones. Este rotativo sobrevive heroicamente, con unas  toneladas de papel suministradas solidariamente por diarios de países vecinos, lahegemonía comunicacional que está logrando el gobierno silenciará las voces disidentes  y en ella  solo tendrá cabida la “oposición útil”, que  siempre es necesaria para hacerle  el juego a un régimen despreciable y sostenerlo.