• Caracas (Venezuela)

Marianella Salazar

Al instante

La canibalización

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

La crisis económica que sufre el país comenzó a golpear a la Fuerza Armada Nacional en sus entrañas –qué término tan adecuado en este ambiente antropofágico–; no solo las divisas son inexistentes para reparar barcos de la Armada o los aviones y helicópteros del Ejército y la Aviación, es que no hay comida para satisfacer a la tropa. La imagen de los seis efectivos del Ejército detenidos por la Policía de Lara, después de robar unos chivos a los que dieron muerte con sus armas de reglamento e introdujeron en una camioneta de su componente, bajo el deshonroso argumento de que en el Fuerte Manaure no tienen nada qué comer es la gráfica de una devastación sin precedentes en el país.

Ya lo había expuesto Padrino López en una reunión el pasado sábado 23 de abril en la sede de la Guardia Nacional en El Paraíso, con la asistencia del Alto Mando Militar, de todos los generales con responsabilidad de comando a escala nacional y del vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, donde definió esta situación como un desafío y les pidió conciencia para medir el despliegue operacional aéreo y marítimo “porque que no hay un centavo”.

En Venezuela se está pasando el hambre hereje, la crisis alimentaria seguirá agudizándose por las políticas erráticas que agobian al campo y a los productores; la revolución ha expropiado más de 4.600.000 hectáreas, que ahora no producen nada en manos del Estado, y esa precariedad está conduciendo al canibalismo, práctica que se viene observando desde el parque automotor, paralizado por falta de repuestos, hasta en animales de granjas, que, víctimas de la desesperación por la escasez del alimento, se están comiendo entre sí; sucede con los pollos en los corrales, y los que se salvan llegan al consumidor tan raquíticos que da grima comérselos.

Piensan dejar en manos de una FAN muerta de hambre y corrupta un sistema popular de distribución de alimentos que será creado a imagen y semejanza de Mercal y Pdval. ¡Zamuros cuidando carne! Esos controles artificiales de la economía implementados por la política corrupta de Maduro, con la sola finalidad de controlar al pueblo, nos está sacando los hígados. Se comprende por qué se ha llegado hasta el desangramiento de la población, de la clase media para abajo, donde se matan por un kilo de harina o un huevo. Solo un cambio de gobierno nos salvará del desasosiego que nos impulsa, entre otras cosas, a devorarnos.

 

Tic tac

Padrinadas: muy molesto por un artículo de Ibsen Martínez, titulado “La peste militar”, el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, en la reunión con el vicepresidente y los generales del pasado 23 de abril, dedicó más de media hora a justificar lo injustificable en defensa del “honor militar”.

Allí sacó a relucir un caso suscitado en Colombia, cuando un teniente mató de un disparo a un periodista del diario La Voz de Caldas por haberlo vilipendiado. En el juicio fue representado por Jorge Eliécer Gaitán, quien argumentó que lo había hecho en legítima defensa del “honor militar”.

Así que el gobierno defenderá a capa y espada a cualquiera que se sienta calumniado por algún periodista o político de oposición, alegando la teoría de Gaitán y, como en ese caso, no serían condenados.

Algunos de los generales presentes manifiestan que Padrino López se expresa como un bárbaro, líder de un grupo acorralado que se juega el todo por el todo. Intentan diluir las salidas institucionales activadas por la oposición, decididos a no entregar; lo último que quieren los grupos disidentes en la FAN es enfrentarse a tiros con sus hermanos y compañeros de armas, ni que se involucre a inocentes civiles.