• Caracas (Venezuela)

Marianella Salazar

Al instante

Marianella Salazar

Patente de corso a punto de expirar

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Además de la sociedad civil, los militares quieren que los cubanos, que han venido constituyendo un ejército de ocupación, se retiren de Venezuela. La bandera cubana que cayó al suelo cuando era izada al llegar Raúl Castro al país, no fue un simple episodio que ha servido para hacer elucubraciones en las redes sociales. No hizo falta que la pisotearan, fue una clara manifestación de la protesta militar ante la presencia de un dictador que ordena atrocidades contra un pueblo que se levanta en defensa de su soberanía.

El gobierno de La Habana, aunque adelanta sus negociaciones con Estados Unidos y la Unión Europea, posee suficientes reservas en petróleo y alimentos para un año, además de cerca de 10.000 millones en dólares y oro, a pesar de estar apertrechado para sobrevivir a un cambio político que lo expulse de Venezuela, se encuentra en un momento de total paranoia y desconfianza, porque no puede permitir que  expire la patente de corso que le otorgó Chávez a los tiranosaurios Castro, para que se llevaran nuestro petróleo –más de 100.000 barriles diarios– y están dispuestos a defender lo que consideran como un derecho, a sangre y fuego si es necesario, como hicieron en Angola.

Consideran legítimo y moral mantener a toda costa su poder en Venezuela, por la fuerza, con agentes especializados en guerra urbana y francotiradores, infiltrados en la Guardia Nacional Bolivariana (se calculan alrededor de 300 cubanos) y en los “colectivos”, para someter los focos de resistencia a escala nacional y mantener en el poder a la marioneta que pusieron en Miraflores.

La sangre fría que han mostrado los atacantes de la GNB contra los manifestantes solo puede explicarse por la presencia de los verdugos cubanos, de agentes entrenados por cubanos y de los miembros de los “colectivos” vestidos con el uniforme de la Policía Nacional Bolivariana. Es una aberración que la GNB se preste al servicio de la dictadura cubana, aunque es tal la ideologización que no ven a Cuba como un país extranjero, sino como un componente de la revolución bolivariana.

Por fortuna, en el Ejército, la Aviación y en la Armada no sufren de la misma ceguera y cuestionan duramente la represión y los métodos abiertamente terroristas que son utilizados contra los estudiantes y la población civil. Según nuestras fuentes de inteligencia, un grupo de militares haría un pronunciamiento donde contemplan exigir: “1-. Que todos los cubanos en posiciones militares abandonen el país. 2-. Que Cuba no siga drenando al país de alimentos, que es una de las causas del desabastecimiento que llevará a una hambruna. 3-. Desarmar a todos los ‘colectivos’, donde también hay cubanos entrenados en guerra urbana con ametralladoras calibre 50 y otro tipo de armamento moderno”.

En el sector militar hay unanimidad en su rechazo a Cuba; en cuanto a la “salida” hay muchas divergencias, unos hablan de un gobierno de transición y otros de un gobierno con Diosdado Cabello. Afirman que no se puede pensar en elecciones ni en una Constituyente mientras las instituciones estén secuestradas por el castro-chavismo. Lo imperativo para los diferentes grupos en la Fuerza Armada es evitar una guerra civil, que es lo que pretenden los cubanos para continuar su poder en Venezuela.

 

Tic tac

Operaciones dirigidas: gran parte de la mercancía que Mercal tiene en los puertos se está reempacando vencida, y la que está podrida se llevan en containers o en camiones para quemarla y responsabilizar a la oposición de dejar al pueblo sin comida, como están haciendo con el alcalde de San Cristóbal en el estado Táchira. Según las fuentes de inteligencia, esas operaciones están dirigidas por los cubanos.