• Caracas (Venezuela)

Marianella Salazar

Al instante

Marianella Salazar

Guarimba contra Obama

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Panamá como país anfitrión de la VII Cumbre de las Américas le ha tocado lidiar con grupúsculos antimperialistas que están llegando para sabotear el encuentro continental y llevar conflictos internos de sus países que en nada fortalecen las democracias ni los derechos humanos. No solo de Venezuela, también de Miami, han arribado cubanos anticastristas con el propósito de participar en foros paralelos y plantear un plebiscito en Cuba que decida si los Castro deben continuar en el poder. La “bienvenida” que le dio el Servicio de Migración panameño a la disidente cubana Rosa María Payá en el aeropuerto fue muy hostil y la amenazaron con deportarla si protestaba durante su estancia en ese país.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, está como plancha de chino con esos grupos y está dispuesto a evitarle cualquier desplante al presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Por eso su gobierno ha extremado las medidas de seguridad, especialmente contra el circo organizado en Venezuela con unas firmas –arrancadas bajo amenazas o canjeadas por un simple pollo, aprovechando que las aspiraciones en el país se reducen a la posibilidad de comer cada día–, transportadas en cajas “auditadas” por el Consejo Nacional Electoral que llevarán a Panamá, como parte de la “guarimba” que le tienen preparada a Obama.

Hasta Raúl Castro se muestra en desacuerdo con esas acciones distraccionistas y escandalosas de Maduro, en un intento desesperado por desviar la atención sobre la grave crisis económica que vive el país y así recuperar algo de popularidad en sus propias filas, donde lo culpan de la carestía de la vida y la escasez. Sin embargo, el gobernante venezolano no será secundado en sus intenciones sino por Evo Morales de Bolivia, Daniel Ortega de Nicaragua y el gobierno moribundo de la argentina Cristina Fernández de Kirchner, empeñados en encender el debate como forma de pago por favores recibidos del chavismo. Si acaso se sumará Correa del Ecuador; por su parte la Cancillería uruguaya del socialista Tabaré Vásquez adelantó preocupación por la violación de los derechos humanos en Venezuela y tendrá una reunión bilateral con Obama. Casi todos los mandatarios han solicitado reunión con el presidente estadounidense y le están escurriendo el bulto a un pleito que solo compete a Maduro y a unos funcionarios sancionados por violación de derechos humanos o por corruptos.

Barack Obama junto a Raúl Castro son los protagonistas indiscutibles de la Cumbre, porque allí sellarán la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y lograrán la flexibilización de un embargo que solo ha servido para recabar el sostén de las izquierdas ingenuas del mundo. Raúl Castro no quiere que su régimen reviente como pasó en toda Europa del Este, por eso apuesta al éxito de esta Cumbre, es el primer interesado en que se desarrolle en un tono armónico, y el show antimperialista de Maduro resulta inconveniente en este momento para sus intereses, por eso –según mi fuente– le recomendó no asistir a la Cumbre. Pero una cosa piensa el burro y otro el que lo arrea.

 

Tic tac

1-. Las presiones para evitar la participación de Mitzy Capriles de Ledezma y Lilian Tintori de López en uno de los foros paralelos en la Cumbre se estrellaron estrepitosamente con la actitud del gobierno panameño. No sorprendería que fueran recibidas por Obama.

2-. El descontento en la Fuerza Armada Bolivariana por la prohibición de salir del país sin autorización es generalizado. El impedimento de viajar, extensivo a esposas y familiares pone en evidencia las debilidades del gobierno en el componente militar. La situación es una olla de presión.