• Caracas (Venezuela)

María Yanes

Al instante

María Yanes

¿Por qué es tan importante la prevención en salud?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Uno de los significados de la palabra prevención, según el diccionario de la lengua española (DRAE) es: “Preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar algo”, importante definición para entender la trascendencia que tiene en  salud. En este sentido, podemos considerar que en un verdadero y adecuado sistema de salud el pilar fundamental del mismo debe ser la prevención del riesgo o, lo que pudiera ser igual, la prevención de la enfermedad. Mantener las condiciones de vida lo más sanas y saludables posible en  una población es el objetivo fundamental de todo sistema de gobierno, cuyo deber es tener o alcanzar la consolidación de un auténtico y efectivo sistema público nacional de salud.

El evento internacional más importante sobre este tema se realizó en el año 1978, en la Ciudad de Alma-Ata, en la República de Kazajistán, miembro de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Dicho evento fue preparado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Unicef; participaron 134 países y 67 organizaciones internacionales, de allí salió la famosa e importante “Declaración de Alma-Ata”, la cual contenía los lineamientos que enfatizaban  la importancia de la atención primaria en salud (APS), y cuyo objetivo principal se apoyaba en el lema “Salud para todos en el año 2000”.

Si se realizara en forma efectiva la atención en salud en sus tres niveles: primario, secundario y terciario, como se ha establecido incluso por la OMS/OPS, la situación de salud en nuestro país sería otra, pero qué difícil ha sido lograr este modelo de atención establecido incluso por las organizaciones de salud de gran relevancia.

En el nivel de prevención primaria se trata de evitar o prevenir la enfermedad o daño en personas sanas; el secundario está encaminado a detectar la enfermedad en su estadio inicial a fin de aplicar medidas que eviten su progresión; en el terciario ya estarían contempladas las medidas para el tratamiento y rehabilitación en una determinada enfermedad que frenen la progresión de la misma y evitar las complicaciones que puedan deteriorar la calidad de vida de la persona enferma. Para esto hay que implementar un modelo o políticas de salud acordes con los tiempos y tener la planificación que conlleve a hacer efectivo este modelo de atención. La atención primaria en salud (APS) es la clave fundamental.

Rememorando la Declaración de Alma-Ata, la OMS dice lo siguiente: “Los gobiernos deben asegurar los recursos para el fortalecimiento de la APS y que su implementación reduzca las inequidades de salud, la necesidad de desarrollar recursos humanos necesarios para cubrir esta atención primaria a largo plazo y darles soporte a las comunidades para su participación activa”.

En nuestro país se implementó un sistema paralelo de salud; desde el año 2002 se inició con la Misión Barrio Adentro I, base de la atención primaria, organizada en pequeños módulos de atención, orientados a la promoción y prevención en salud. Hoy día, por información extraoficial, un porcentaje importante de dichos módulos no funcionan, quizás reflejo de esto es el colapso de nuestros hospitales.

En un sistema de salud público que funcione como debe ser, 80% de la población debería ver resuelto sus problemas de salud en los dos primeros niveles de atención, y 20% es el que debería asistir a los establecimientos hospitalarios, fundamentalmente a los que tienen una gran capacidad de camas de hospitalización. Los programas de salud del Ministerio del Poder Popular para la Salud tienen como lineamientos principales: la promoción y prevención en salud, prevención de factores de riesgo, atención al daño y rehabilitación. Según información también extraoficial, actualmente no cumplen estas funciones en su totalidad y han pasado a ser programas más curativos que preventivos, esto se traduce en un incremento del costo en la salud.

Orientar a las comunidades con base en campañas educativas para prevenir enfermedades y que participen en estas actividades, que se lleve a cabo en forma efectiva y completa el programa de inmunización contra las enfermedades infecciosas más importantes y que son prevenibles por la vacunación, prevenir las enfermedades endémicas –por ejemplo el dengue,  hoy en día pasó a ser epidémica y de paso no sabemos el número de casos en forma oficial desde hace aproximadamente 13 semanas–, preservar las buenas condiciones de salud ambiental y salubridad, asegurar los medicamentos esenciales. En fin, son algunos aspectos fundamentales de un  efectivo sistema público nacional de salud, con el cual no contamos todavía. De lo expuesto podemos concluir por qué la prevención es importante para preservar la salud.