• Caracas (Venezuela)

María Yanes

Al instante

Venezolanos a merced de un mosquito y algo más...

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los venezolanos estamos atravesando situaciones inéditas y sin precedentes. La vida cotidiana de cada ciudadano en Venezuela se ha visto afectada de manera importante y ha repercutido no solo de forma individual sino en el núcleo familiar, pilar fundamental de una sociedad. Estamos perjudicados enormemente por una grave crisis estructural que abarca todas las índoles: política, económica y social, esto ha ocasionado que todos los aspectos que influyen en el bienestar de cualquier ser humano se hayan trastocado de manera relevante y dramática en los últimos tres años.

Por si fuera poco estamos sometidos a los designios de un simple mosquito tan temible y avasallante, el cual a través de una pequeña picadura que en la mayoría de las veces resulta inadvertida ha ocasionado una gran repercusión en la salud de los venezolanos, en algunos casos con consecuencias relevantes y este gobierno ha sido incapaz de controlarlo. El protagonista de este artículo es el no menos famoso Aedes aegypti mejor conocido como patas blancas, responsable de tres epidemias que circulan en nuestro país: el ya conocido dengue, pues lo tenemos desde hace de más de 20 años, y desde el año 2000, comenzó a repuntar en brotes epidémicos, recordando que en el 2010 se reportó el mayor número de casos acumulados (124.931) durante ese año, según cifras oficiales. El chikungunya, enfermedad emergente que entró a nuestro país en junio del 2014 ocasionando un impacto importante en la salud pública debido a la gran cantidad de casos reportados extraoficialmente en base a proyecciones que hicieron expertos en la materia, ya que durante el auge de la epidemia que ocasionó este virus hubo un silencio epidemiológico oficial al respecto. Y por último, el ya muy famoso virus del Zika, también enfermedad emergente y en fase expansiva, cuyos casos comienzan a aparecer en junio del año 2015, aunque el primer caso oficial fue reportado en diciembre de ese mismo año. Sin embargo, también por proyecciones extraoficiales se pudiera hablar de un poco más de 400.000 casos hasta la fecha, según conocedores de la materia. La cifra oficial anunciada  fue de 4700 casos sospechosos, en el mes de enero. Esta es una enfermedad de baja letalidad, inclusive solo 1 de cada 4 pacientes presentan síntomas, significa que el 80% son asintomáticos pero son portadores del virus y lo pueden replicar al ser picados por el audaz mosquito trasmisor. Hace poco fue declarada la emergencia sanitaria mundial por la posible asociación de dos entidades clínicas alarmantes: la Microcefalia en el recién nacido la cual produce trastornos neurológicos y retrasos en el desarrollo psicomotor, y el Síndrome de Guillan Barré, enfermedad neurológica autoinmune que puede causar riesgo de muerte en el paciente si no hay el tratamiento indicado. Tanto en el chikunhunya como el zika, la Organización Mundial de la Salud advirtió con suficiente tiempo de antelación su aparición en las Américas, ofreciendo recomendaciones y normas para que los gobiernos tomaran precauciones al respecto, lo que que no vimos en Venezuela. Según especialistas, el Aedes es actualmente un mosquito “recargado”, inclusive se ha descrito que ha hecho resistencia a insecticidas. El índice aedico, indicador que mide el porcentaje de casas positivas con larvas del mosquito en una determinada localidad, es muy alto en nuestro país: entre 14% a 21%, y debe ser menor de 5%.Según la opinión de especialistas en enfermedades infectocontagiosas: “Las epidemias se combaten con educación”, estoy totalmente de acuerdo. No obstante, también estamos a merced de un gobierno que ha sido incapaz de aplicar las políticas sanitarias adecuadas en protección ambiental y de educar a la población para combatir al vector. ¿Es más importante una cadena nacional como muchas otras, de 5 horas para hablar irrelevancias y “medidas económicas”, que al final no benefician en nada al pueblo venezolano? Relevante es invertir recursos en lanzar una campaña de educación masiva y en cadena nacional, que pudiera contener mensajes educativos o micros televisivos y radiales de muy corta duración pero que serían muy efectivos para ganarle la batalla a este terrible mosquito y controlar estas epidemias. La OMS acaba de manifestar la principal recomendación a los países miembros: el control del vector es la clave. No olvidemos la actual epidemia de malaria que atravesamos, transmitida por otro mosquito: el Anopheles. Dándole un toquede humor a este articulo y parafraseando un segmento de la letra de una canción titulada “El Mosquito”, su autor Juan José Herrera, dice: “Ay la chikungunya me va a dar o será el dengue en su lugar, pero paludismo puede ser o también el zika ya tendré”. Esto refleja la realidad y una de las tantas angustias de los venezolanos. Definitivamente, estamos a merced de un mosquito y de un gobierno ineficiente y fracasado.

@mariayanesh