• Caracas (Venezuela)

María Yanes

Al instante

Suministro de medicinas por cuotas. ¿Otra improvisación más?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando uno lee las noticias que emite el órgano rector de la salud en Venezuela, el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS), cada día el asombro y la incertidumbre que nos invade son mayores. Revisando informaciones previas en relación con el suministro de medicinas y material médico-quirúrgico nos encontramos con la gran sorpresa de que el 28 de febrero del presente año, en la gestión anterior a la presente, el MPPS publica una noticia relacionada con la llegada al país de 172 contenedores con insumos médicos, los cuales almacenaban 5.000 equipos para la dotación de un gran número de hospitales. La descripción de dicho material eran equipos para cirugía, materiales y suministros para quirófanos, neveras para muestras y una gran cantidad de insumos correspondiente a otros rubros. También para esa fecha anunciaron otros 40 contenedores con medicamentos que iban a entrar al país. Nuestra capacidad de asombro llega al máximo cuando vemos otra noticia publicada el pasado 28 de septiembre, también del presente año, refiriéndose al arribo de 150 contenedores con igual o más cantidad de insumos, 500 millones de unidades, incluyendo medicamentos, a ser distribuidos en 68 hospitales priorizados.

Lo referido anteriormente nos obliga a plantearnos algunas interrogantes: ¿Es que los insumos destinados a salud llegan por cuotas o lotes? Unos arribaron al principio de año y los últimos al final, pero la pregunta quizás más relevante que me hago es: ¿dónde y cómo se distribuyeron los materiales que llegaron al país en el primer lote referido? Si en los centros de salud públicos, en el transcurso del año hasta la fecha actual, lo que se ha reflejado es una mayor escasez de suministros. La distribución del reciente lote se realizará solo en 68 centros priorizados, entendiéndose como tal aquellos hospitales tipo III y IV con capacidad de entre 200 o más de 300 camas, incluyendo los centros hospitalarios centrales del interior del país. ¿Qué va a pasar con el resto de los centros en el ámbito nacional? Hay un total aproximado de 320 hospitales en Venezuela y todos, sin excepción, deben contar con el material médico-quirúrgico necesario, aun los que se encuentran en las áreas más apartadas del país, independientemente de la capacidad arquitectónica en relación con el número de camas.

En relación con los medicamentos, se debe conocer cuáles son los que llegaron al país y si se adquirieron por los convenios establecidos tomando en cuenta las necesidades de los centros de salud, si son suficientes para garantizar el tratamiento a una gran cantidad de pacientes de todo el país, sobre todo de aquellos que dependen de un tratamiento indefinido. Otro punto importante es conocer la garantía de la calidad de esos medicamentos. ¿Pasarán por el Instituto Nacional de Higiene para el debido registro sanitario? Respecto a los materiales médico-quirúrgicos se desconoce igualmente cuáles rubros llegaron, que además deben pasar el respectivo control por contraloría sanitaria y también debe verificarse la calidad de los mismos.

Uno de los puntos más importantes a mencionar es la falta de liquidación de las divisas que requiere el sector salud. Anualmente se debe asignar un aproximado de 4.500 millones de dólares, de los cuales 3.500 le corresponde al farmacéutico y el resto (1.000 millones de dólares) a las empresas importadores de material médico-quirúrgico, pues se mantiene una deuda descomunal con este sector por la falta de divisas. En relación con los medicamentos, la falta de importación de materia prima ha afectado de manera relevante la producción nacional, el pago de divisas debe realizarse de manera sistemática, programada y planificada para que haya un flujo permanente de insumos y medicamentos; no obstante se recurren a convenios con otros países sin una información clara acerca de los materiales y medicinas que fueron adquiridos a través de los mismos.

En salud debe haber equidad y garantía de oportunidad, esto último relacionado con la atención oportuna al paciente según sus necesidades. Por supuesto, el acceso regular y constante de medicamentos y suministros a los pacientes debe estar siempre presente. No se concibe que lleguen al país por lotes o cuotas y que sean distribuidos sin igualdad, solo a un número determinado de hospitales, esto hace que se perciba una discriminación de la atención en salud. Si bien nos pudiera complacer leer una noticia que despliega de manera rimbombante que acaban de llegar al país más de 150 contenedores con insumos médicos, si no se ven los resultados de manera efectiva a corto y mediano plazo, se concluye que hay un gran desorden presupuestario en el sector salud, que la centralización obsesiva del Estado le ha hecho un gran daño a los venezolanos y, por supuesto, estaríamos en presencia de otra improvisación más en el marco de esta grave crisis de salud.

 

@mariayanesh