• Caracas (Venezuela)

María Amparo Grau

Al instante

Abogados en riesgo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El abogado es el profesional calificado para ejercer la defensa de los derechos e intereses de las personas en juicio o ante las instancias administrativas y, asimismo, para brindar asesoría jurídica.

Según Couture, “la abogacía es una dura fatiga pues está al servicio de la Justicia”, y donde no hay justicia la profesión del abogado se encontrará en riesgo. Donde no hay estado de derecho la labor del abogado puede verse castigada por el hecho de  ejercer la profesión, pues éste se convierte en un obstáculo adicional a la arbitrariedad del poder.

Este año se ha instituido el Premio de la Igualdad Bob Hepple. Sir Bob Alexander Hepple es un abogado surafricano a quien se reconoce por su contribución en la defensa de los derechos humanos. Hepple destacó en la lucha contra la segregación racial universitaria en sus años de estudiante, fue abogado de Nelson Mandela y sufrió él mismo la represión, al ser arrestado y privado de su libertad, sin derecho a juicio previo. En Inglaterra sir Bob Hepple desarrolló una brillante carrera académica en materia de derecho laboral y derechos humanos.

El Comité de los Derechos Humanos de la ONU ha manifestado su preocupación por los actos de intimidación, descalificación, amenazas y ataques que presume se habrían perpetrado contra periodistas, defensores de los derechos humanos y abogados y en este sentido recomienda al Estado venezolano la adopción de medidas para:

a) Ofrecer protección efectiva a los periodistas, defensores de los derechos humanos, activistas sociales y abogados que sean objeto de actos de intimidación, amenazas o ataques a causa de su trabajo de monitoreo e información sobre cuestiones de derechos humanos y otras cuestiones de interés público.

b) Garantizar que ningún agente estatal adopte medidas o realice actos que pudieran constituir intimidación, persecución, descalificación o una injerencia indebida en el trabajo de los periodistas, los defensores de los derechos humanos, los activistas sociales, los abogados y los miembros de la oposición política o en sus derechos en virtud del Pacto.

c) Asegurar que se investiguen de manera pronta, exhaustiva, independiente e imparcial todas las alegaciones relativas a actos de intimidación, amenazas y ataques y que los autores sean llevados ante la justicia y debidamente sancionados.

Abundante ha sido la denuncia del riesgo en que se encuentran en Venezuela los profesionales del periodismo o de la comunicación social, pero también debe alertarse sobre la situación de los abogados que en Venezuela está en riesgo, especialmente aquellos que defienden causas vinculadas a las violaciones gubernamentales a los derechos humanos.

Las noticias que reportan que durante un operativo administrativo contra una empresa de suministros alimenticios se apresaron dos individuos y entre ellos el abogado de la empresa, es índice de que el mero ejercicio de la abogacía podría conllevar un riesgo personal.

La que indica que un abogado de una ONG que proporciona defensa en materias sobre violaciones de derechos humanos es detenido cuando se encontraba ejerciendo sus funciones, es también ejemplo que enciende las alarmas sobre una situación de Abogados en Riesgo.

Las que revelan que un abogado se vincula a un homicidio porque ha recibido numerosas llamadas del sospechoso, quien por cierto es su cliente, y más cuando se resalta que resulta sospechoso además por haber trabajado con un Alcalde de oposición o supuestamente pertenecer a una ONG de abogados que defienden pro bono a encausados penalmente por ejercer el derecho a la protesta.

Lo cierto es que es una desviación del poder pretender criminalizar el ejercicio de la profesión, sea la de comunicador social, abogado, empresario e incluso hasta la del médico, que se expone a encontrarse en una situación de inseguridad jurídica e indefensión por el sólo hecho vincularse durante su desempeño con personas que detentan o se encuentran en el círculo de un poder sin límites.

En el caso de los abogados en situación de riesgo, temática que ha preocupado a sir Bob Hepple, por haber sido éste víctima de ella, el premio que con su nombre ha creado la organización internacional The Equal Rights Trust bien podría considerar a los abogados del Foro Penal Venezolano, o a la organización misma.

El Foro Penal Venezolano es, conforme se describe en su página oficial, una organización no gubernamental, sin fines de lucro, constituida por más de 100 abogados y más de 1.000 activistas de derechos humanos, no abogados, “con el propósito de defender activamente y promover los Derechos Humanos. La actividad del Foro Penal Venezolano incluye la asistencia gratuita a detenidos, denuncias de violaciones a los Derechos Humanos en instancias nacionales e internacionales y la promoción activa del respeto a los Derechos Humanos y el Estado de Derecho.”

Las ejecutorias de esta ONG se verifican en una multiplicidad de representaciones documentadas, y es ella meritoria de un reconocimiento como el que otorga este premio internacional que reconoce no sólo la defensa de la igualdad, sino la de los derechos humanos en general y que como tal debe destacar la labor del abogado, como aquellos que pertenecen al Foro Penal Venezolano, quienes a riesgo de su propia seguridad personal ejercen su profesión pro bono a favor de los afectados en sus derechos fundamentales a la libertad e integridad personal, al verse sometidos a procesos penales por el hecho de ejercer su derecho a la protesta.