• Caracas (Venezuela)

Marcos Tarre

Al instante

Marcos Tarre

2014, año de muertes…

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año que termina estuvo signado, desde un principio, por la sombra de asesinatos que conmovieron y marcaron al país.  Todavía no se conocen las cifras del total de homicidios del año y a falta de estadísticas oficiales, producto de la absurda política de manejar las cifras de criminalidad cómo si fuera un secreto de Estado, posiblemente seguiremos con la controversia entre las muy estudiadas estadísticas que presente el Observatorio Venezolano  de Violencia y alguna declaración de voceros oficiales, quizás una frase que mencione la muy discreta ministra de Relaciones Interiores, desmintiendo y rebajando el numero de homicidios, pero sin aportar referencias o bases creíbles, tal cómo solía hacer su antecesor en el cargo…

Pero, anticipándonos a esa discrepancia por venir, y conociendo ya que, según los informes de Naciones Unidas nuestro país es el segundo más peligroso del mundo, después de Honduras, por su elevada tasa de homicidios; existen hechos y tragedias de todos conocidos que vale la pena recordar.

El país aún no despertaba de las fiestas cuando el 6 de enero fue sorpendido por el brutal asesinato de la actriz Mónica Spear y de su esposo, y herida su pequeña hija, en un atraco cometido en la autopista Valencia-Puerto Cabello por una banda que todos sabían que operaba en ese tramo de la vía.

El 29 de enero fue asesinado en Caracas el arquitecto John Machado, ex presidente de la Cámara Inmobiliaria, en una situación de plagio, cuando sus secuestradores enfrentraron a una comisión policial.

El 7 de febrero, en un intento de atraco, fue asesinado un turista alemán procedente de un crucero que hizo escala por un día en Margarita.

El 12 de febrero se inicia un ciclo de protestas estudiantiles violentamente reprimidas, que se mantendrá hasta el mes de junio. El primer día fueron asesinados con certeros tiros en la cabeza tres personas: Juan Montoya, conocido activista de los colectivos oficialistas, cayó en La Candelaria y minutos después, en la misma zona, el estudiante y manifestante Bassil Da Costa. En la noche fue asesinado en Chacao Roberto Redman. El saldo total de los meses de manifestaciones fue de 43 personas muertas, cerca de la mitad pertenecientes a sectores afines a la oposición y la otra mitad compuesta por simpatizantes del gobierno, funcionarios policiales o de la Guardia Nacional Bolivariana.

El 25 de febrero apareció asesinado el ex campeón de boxeo Antonio Cermeño, en una aparente situación de secuestro.

El 6 de abril fueron encontrados los cuerpos de dos jóvenes empresarios en el Ávila, a dónde acudían con frecuencia a montar bicicleta.

El 26 de abril, en una zona alejada de Turgua, fue localizado el cuerpo de Eliécer Otaiza, asesinado a tiros.

El 20 de mayo un liceísta de 13 años asesinó a un compañero a las puertas del liceo Iberoamericano, carretera a El Junquito, con una pistola que consiguió prestada, por una discusión que tuvieron en un juego de futbol.

El 11 de junio, como si no fueran suficientes los homicidios que realmente enlutan al país, el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, denunció un supuesto plan de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro, presentando como pruebas correos electrónicos implicando a conocidos miembros de la oposición. A pesar de que se demostró que esos emails fueron forjados, el gobierno mantiene las acusaciones.

El 18 de junio, en un feroz tiroteo entre escoltas y atracadores, fue asesinado un empresario alemán en la entrada del hotel Eurobuilding en Caracas.

El 7 de julio fue atacado a tiros un vehículo a la altura del distribuidor de Santa Cecilia en la autopista Francisco Fajardo, resultando muertos 2 jóvenes y cuatro heridos, luego de sostener una discusión en una discoteca en Los Ruices.

El 4 de agosto fue asesinado un ganadero en la terraza del Bodegón Rey David en La Boyera, en Caracas, en un aparente sicariato.

El 13 de septiembre se produjo otro tiroteo luego de una discusión en una discoteca, ésta vez al salir del CCCT, con saldo de dos jóvenes muertos y dos heridos.

El 18 de septiembre fueron asesinados 4 hombres en el Parque Nacional Guatopo, en un presunto ajuste de cuentas entre bandas.

El 10 de octubre fue asesinado con arma blanca, junto con una de su asistente, el joven diputado del PSUV Robert Serra, en el interior de su residencia.

A mediados de octubre, en un allanamiento al edificio Manfredil en Caracas, son abatidos 5 miembros de colectivos.

El 5 de noviembre un adolescente de 16 años mató a cuchilladas a su ex novia de 15 años en el liceo Victor Capó, en Cabimas.

El día siguiente, 6 de noviembre, un niño de 13 años apuñaló y asesinó a un compañero de clases de 16 años en en liceo Cruz Salmerón Acosta, en Ruiz Pineda, Caracas.

El 12 de noviembre son asesinadas 11 personas en un aparente ajuste de cuenta entre bandas en una finca del estado Guarico.

A finales de noviembre más de 40 presos de la cárcel de Uribana, estado Lara, murieron por una intoxicación masiva al consumir una mezcla de medicamentos.

El 15 de diciembre, se podría decir que producto de la mala fama de violencia e impunidad que pesa sobre Venezuela, un español hizo venir a su esposa a Maracaibo, en aparente viaje de turismo, para hacerla asesinar en un planificado y falso atraco para cobrar, en euros, el cuantioso seguro de vida de ella.

A estos casos, algunos ampliamente difundidos por los medios de comunicación, se suman los cientos de homicidios de hombres, mujeres, adolescentes, niños y niñas, anónimos, que apenas aparecen en dos líneas en la prensa y cuyos expedientes on rápidamente olvidados o engavetados por las autoridades,  a lo largo y ancho de nuestro ensangrentado país…

marcostarre@gmail.com

@marcostarre