• Caracas (Venezuela)

Marcos Tarre

Al instante

Marcos Tarre

Seguridad ciudadana con rostro humano

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Programa de las Naciones Unidad para el Desarrollo pertenece al sistema de la ONU, fue creado en 1965, su función es contribuir a mejorar la calidad de vida de las naciones y está presente en 177 países, entre ellos, Venezuela. En días recientes dio a conocer su Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014 titulado "Seguridad Ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina".

En la presentación del informe, Heraldo Muñoz, director regional del PNUD, señala: "Amé rica Latina muestra hoy en dí a econo- mías má s fuertes e integra- das, menos pobreza, demo- cracias má s consolidadas, así como Estados que han asumido mayores respon- sabilidades en la protecció n social. Pero el flanco dé bil de la regió n es la violencia, el crimen y la inseguridad. En la ú ltima dé cada la regió n ha sufrido una epidemia de violencia acompañ ada por el crecimiento y difusión de los delitos, así como por el aumento del temor entre los ciudadanos. Entre 2000 y 2010 la tasa de homici- dios de la regió n creció 11%, mientras que en la mayorí a de las regiones del mundo descendió o se estabilizó . En una dé cada han muerto má s de un milló n de personas en Latinoamé rica y el Ca- ribe por causa de la violen- cia criminal. Por otra par- te, considerando los paí ses para los cuales se cuenta con informació n, los robos se han casi triplicado en los ú ltimos 25 añ os y en un dí a tí pico, en Amé rica Latina, 460 personas sufren las con- secuencias de la violencia sexual; la mayorí a está in- tegrada por mujeres. La vio- lencia y el delito dañ an di- rectamente el nú cleo bá sico de derechos que está n en la base del desarrollo huma- no: la vida, y la integridad fí sica y material de las per- sonas. El deterioro de la se- guridad no se ha dado de manera homogé nea. En al- gunos paí ses la violencia le- tal es la que má s aqueja a la población mientras que en otros los niveles de homici- dio son relativamente bajos, pero el aumento repentino y considerable de los delitos patrimoniales ha dispara- do la percepció n de insegu- ridad en la ciudadaní a. Al mismo tiempo, en el interior de los paí ses la situación es heterogé nea, con municipios, estados o departamentos que tienen indicadores compara- bles a los paí ses de Europa, y lugares en los que la violen- cia letal es incluso mayor a la de paí ses en guerra...". El informe del PNUD consta de 10 capítulos, pero sin duda el último es el más importante: 10 recomendaciones para una América Latina segura. Algunas de estas son las siguientes: Generar políticas públicas orientadas a proteger a las personas más afectadas por la violencia y el delito.

Disminuir la impunidad mediante el fortalecimiento de las instituciones de seguridad y justicia, con respeto a los derechos humanos.

Incrementar las oportunidades reales de desarrollo humano para los jóvenes.

Atender y prevenir de modo integral la violencia de género en el espacio doméstico-privado y en el ámbito público.

Salvaguardar activamente los derechos de las víctimas.

Regular y reducir los facilitadores del delito, como alcohol, drogas y armas, desde una perspectiva integral y de salud pública.

Fortalecer los mecanismos de coordinación y evaluación de la cooperación internacional.

Si bien el informe del PNUD está estructurado y redactado con un lenguaje técnico-objetivo, pero a veces lejano que utilizan los organismos internacionales, sin duda es un valioso aporte y una hoja de ruta a seguir para nuestros gobernantes para reducir la violencia y criminalidad.