• Caracas (Venezuela)

Marcelino Bisbal

Al instante

Marcelino Bisbal

La libertad de expresión habla de la libertad de expresión

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

I
A estas alturas del llamado proceso político bolivariano, la libertad de expresión es una de las libertades más aquejadas por la presencia de unas autoridades gubernamentales que no creen en ella o que tienen un concepto que no cuadra con lo que realmente significa. La libertad de expresión es un bien instrumental que debe tener como fin la búsqueda de la verdad y, como apunta Héctor Faúndez, debe ser una herramienta para la participación del ciudadano en el proceso político y en el fortalecimiento de la democracia. En ese sentido se constituye en un derecho político de los más importantes dentro del conjunto de los derechos del ser humano.

Tanto  lo que fue el gobierno de Hugo Chávez como el del señor Nicolás Maduro le han dado mucha importancia al tema de los medios, porque son los medios y sus profesionales de la comunicación los que transparentan, unas veces mejor que otras, las deficiencias y la calidad de la gestión en el cumplimiento de sus atribuciones públicas. La naturaleza y función de los medios, como representantes de eso que se ha dado en llamar el cuarto poder, es la de controlar e influir en la vida política y en la vida en sociedad creando opinión a veces crítica, interesada e incluso manipulada. Todo eso han hecho, y lo siguen haciendo, nuestros mass media.

El pasado 3 de mayo se celebró en casi todo el mundo el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Esa fecha fue promulgada en 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas con la idea de “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”. La propia ONU apuntó que para este año 2014 el Día Mundial de la Libertad de Prensa se debía centrar en tres grandes áreas: la importancia de los medios de comunicación en el desarrollo; la seguridad de los periodistas y el Estado de Derecho; y la sustentabilidad e integridad del periodismo. En la Venezuela del presente los dos últimos temas nos tocan muy de cerca por nuestra situación de crisis política y por la presencia de un gobierno con evidentes tintes militaristas y de corte totalitario. Se dice que es garantía de salud para un país democrático que las comunicaciones se puedan desenvolver sin presiones y sin interferencias políticas, económicas y jurídicas emanadas desde el poder. Aún más, sin que los medios de comunicación sean sometidos al control de la razón del Estado.

II
La democracia es connatural a la existencia de medios de comunicación libres e independientes del poder gubernamental. El llamado pluralismo y la diversidad de opiniones y de creencias ideológicas son fundamentales para la existencia de un sistema democrático y para su buen funcionamiento.

La idea de la libertad de expresión e información forma parte de los llamados derechos liberales. El conjunto de los derechos liberales, es decir, el conjunto de los derechos civiles y políticos, fue impulsado por la Revolución Francesa y el 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Este documento contiene 30 artículos en donde se proyectan los derechos humanos y particularmente en el artículo 19 se expresa claramente el derecho a la libertad de expresión y de opinión que implica el derecho a la libertad de información. La vigente Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, sancionada a través del referéndum popular del 15 de diciembre de 1999, establece en sus artículos 57 y 58 el derecho a la libertad de pensamiento y dispone que la comunicación es libre y plural.

Si leemos detenidamente esos documentos declaratorios veremos que la libertad de expresión se constituye en un derecho totalizante, es decir, abarca el resto de los derechos humanos. Esto significa que si no se puede ejercer ese derecho, no podemos expresar con libertad la ausencia del resto de los derechos del hombre.

III
Un revisión analítica de la conducción del gobierno en materia comunicacional nos demuestra que estamos en presencia de un aumento significativo, año tras año, de violaciones de la libertad de expresión e información. Se diría que hay una sistematicidad de las violaciones en la medida en que el gobierno se manifiesta más autocrático.

En todo este des-orden que también se expresa en el ámbito de la libertad de expresión, valdría la pena recordar las palabras de Lenin cuando llegó a decir: “¿Por qué debería permitirse la libertad de expresión y de prensa? ¿Por qué un gobierno que cree que está haciendo lo correcto debería permitir que lo critiquen? No permitiría la oposición con armas letales; pero las ideas son cosas más letales que las armas”. Nosotros afirmamos que en este des-orden ideológico está fundamentado el pensamiento de este gobierno frente a la libertad de expresión.