• Caracas (Venezuela)

Luis Manuel Aguana

Al instante

Luis Manuel Aguana

La constituyente y los estudiantes

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El reposicionamiento de la protesta en la calle de los estudiantes y el resto de la sociedad civil hacia la salida constituyente puede resultar en el paso más importante del movimiento estudiantil hacia el cambio del sistema político imperante. Pero, como todo paso de esa magnitud, debe ser y sopesado en su justa medida.

“La salida” planteada por Leopoldo Lopez y María Corina Machado el 23-E de estudiar las vías constitucionales para dar término a la brevedad a este régimen ilegítimo, incluía la vía constituyente, sin descartar las otras dos previstas en la Constitución.

Sin embargo, siempre indicamos que la única salida posible dentro del orden constitucional para dar fin a la crisis política que incluyera a toda la sociedad venezolana era la vía constituyente.

Los estudiantes, al canalizar la protesta civil solicitando ahora la convocatoria a una asamblea nacional constituyente, colocan la presión de calle en la vía correcta, y le dan un sentido de contenido y finalidad a lo que desean, más allá de decir “queremos un cambio político” en el país sin decir cómo.

Pero pretender llamar a una ANC que implique la organización de un evento electoral con este CNE cubanizado y corrupto en manos del régimen es, por decir lo menos, un “autosuicidio”. Cualquier protesta que lleve a un posible evento electoral tiene forzosamente que pasar por exigir una institución electoral que garantice elecciones auténticas en Venezuela. ¿Pero es eso posible con este régimen? Veamos.

La protesta de calle para la realización de una ANC en la Venezuela actual debe empezar por exigir la depuración del CNE, comenzando por una auditoría independiente del registro electoral, escrutinios manuales de 100% de los votos, auditoría de cuadernos electorales, procesos con la presencia de una observación internacional amplia y, sobre todo, un sistema de conteo de votos transparente que excluya las captahuellas como elemento perturbador para el elector y el secreto del voto. Esto no necesariamente implica un sistema completamente manual (ver “El mito detrás de las elecciones manuales” en http://ticsddhh.blogspot.com/2013/11/el-mito-detras-de-las-elecciones.html), sino la garantía de no repetir la amarga experiencia vivida con el referéndum revocatorio de 2004.

La realización de unas elecciones auténticas de diputados constituyentes implica la aceptación previa por parte del pueblo venezolano de unas bases comiciales amplias que respeten la representación proporcional de los grupos minoritarios, y que sean aprobadas de igual manera por el país a través de un sistema electoral limpio. Eso pondría las cosas en una perspectiva diferente.

Entonces cualquier cosa que exijamos que implique contarnos necesita una protesta que obligue al cambio del sistema electoral viciado como paso previo ineludible.

Acompañamos de esa manera a los estudiantes a exigir la realización de una ANC, pero con las cartas sobre la mesa. Los estudiantes con su organización nacional pueden exigir que nos contemos, pero que nos contemos como es, no bajo los términos del gobierno. Esa sería la verdadera protesta que pondría al régimen cubano-venezolano en la disyuntiva de tener un país en permanente crisis o consultarle al pueblo venezolano de una manera transparente si quieren que los comunistas de Cuba gobiernen los destinos de este país. Obviamente eso sería ponerlos contra la pared.

Esa es la protesta que le diría a la comunidad internacional que los venezolanos que estamos en la calle queremos un país en paz y que efectivamente hay salidas pero estas pasan por obligar al régimen a someterse a la voluntad popular expresada de una manera real y transparente, y no bajo los términos de un árbitro controlado por ellos. Así la presión internacional de cualquier país que desee ayudarnos deberá estar dirigida a doblar al régimen a eso, a contarse de una manera transparente con un árbitro imparcial.

Los estudiantes pueden organizarse a escala nacional para apoyar a sus propios dirigentes estudiantiles para que sean ellos, conjuntamente con la dirigencia del resto de la sociedad civil, los constituyentes de esa asamblea para discutir el país que desean para las nuevas generaciones. El Proyecto País Venezuela Vía Constituyente es un aporte fundamental para esa discusión (descargar el Proyecto País Venezuela Reconciliada…Vía Constituyente en https://docs.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDR29KUFBDQ0JPa2c/edit?pli=1) que se debería estar dando ahora mismo en asambleas de ciudadanos y reuniones del movimiento estudiantil.

De esta forma se actuaría en dos bandas: a) tener claridad conceptual acerca de lo que se quiere como país, con una visión meridiana de una Venezuela diferente, ni de cuarta ni de quinta república, explicándoles a los ciudadanos que sí existe una propuesta realizable para salir de la crisis; y b) insistir en la presión de calle para lograr contarnos de una manera auténtica.

Los factores de la “oposición” que fueron a Estados Unidos para abogar por los criminales de lesa humanidad del régimen serán los primeros en estar en contra de una iniciativa como esta. Como el proceso tomará su tiempo, ellos mismos se descartarán pero intentarán sabotearlo desde adentro. Ya en cierta forma lo han hecho con el “diálogo” pero ahora lo arreciarán porque una ANC pone en peligro no solo su “statu quo” con el régimen, sino su propia supervivencia en cualquier modelo en el cual ellos no tengan injerencia. Pero eso es lo extraordinario del planteamiento de los estudiantes de abordar el tema constituyente.

Una constituyente de la mano de quienes en realidad les duele el futuro del país porque en su propio futuro, no debería preocuparles sino a quienes se han aprovechado históricamente de los venezolanos. Una constituyente de la mano de los estudiantes sería tan joven como el país que deseamos construir, enterrando los odios del pasado. Yo creería en una constituyente de la mano de los estudiantes porque hasta ahora han sido los únicos que han puesto sangre por el futuro de Venezuela.