• Caracas (Venezuela)

Luis González del Castillo

Al instante

El papa en Cuba, Fidel en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El viernes 11 de esta semana pasada salió publicado, en estas mismas páginas de El Nacional, mi artículo: “Nicolás el colombiano”. Les confieso que no había tenido tanto eco ninguno de los anteriores. Recibí una gran cantidad de comentarios, entre ellos insultos, que me ratificaron que la situación de polarización que se ha vendido por parte del gobierno a la masa de venezolanos, y a extranjeros, ha sido uno de los mayores logros de la dizque revolución chavista que aún nos desgobierna. En dicho artículo pretendí, y continuaré pretendiendo con este, poner de manifiesto que sobre un conjunto de principios, valores, e ideas coherentes, es como podremos encaminar nuestros pasos como nación hacia la esperanza de un futuro mejor.

La xenofobia como recurso de la politiquería, en cualquier tiempo o lugar del planeta, suele producir, desde la bajeza de excitar los más bajos instintitos del ser humano, algún resultado inmediato: el lograr agrupar a los que desorientados de las verdaderas causas de sus males los ubiquen en otro grupo humano escogido como objetivo. Luego el chovinismo surge como el canal recolector de un patriotismo trasnochado que seduce y cohesiona a los incautos, para manipularlos hacia los fines sectarios de quienes participan de tales creencias y luego esperan disfrutar de su adhesión a tales causas.

La alternativa independiente de la que hoy soy partícipe es para apoyar la salida democrática de Venezuela de la presente crisis, a la que ha sido sometida precisamente por la manipulación de la que hemos sido objeto por parte de la invasión que logró Fidel Castro a nuestro territorio (que por cierto no logró por métodos armados en el periodo democrático 1958-1998).

Mientras el papa Francisco se apresta a visitar Cuba para llevar el mensaje de renovación cristiana, de apertura hacia el mundo libre con el proceso de reestablecimiento de relaciones con Estados Unidos, y la reconciliación dentro de los sectores escindidos por una acción ideologizadora comunista que separa familias y pueblos enteros; ahora la esperanza de una Cuba libre renace con su visita.

Con la orientación correcta, la alegría de la luz del conocimiento que nos ha dado la vida oportunidad de asimilar, y la fe en Dios y fuerza de nuestras convicciones, lograremos la unidad auténtica. Vamos a derrotar unidos: la manipulación emocional, el soborno a traidores que han negociado con este régimen para obtener prebendas y la represión hacia los que realmente los hemos enfrentado. Contra el fraude, que sin duda alguna ya se comienza a implementar por parte de este gobierno antidemocrático de corte marxista estalinista y corrupto, a través de los estados de excepción en parte cada vez mayor de nuestro territorio nacional, y con las sentencias judiciales a nuestra juventud y dirigentes auténticos que luchan por la democracia, les afirmamos: no sucumbiremos frente a extremistas de ningún cuño, y con la democracia del ¡derecho de elegir con libertad! y de nuestro pueblo en la calle venceremos. ¡Todos este sábado de manera pacífica, democrática y abrumadora tomemos las calles de la patria!