• Caracas (Venezuela)

Luis González del Castillo

Al instante

¡Vladimir, Chirinos y la generación boba!

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Les confieso que antes de escribir este artículo sentí una profunda tristeza por nuestra Venezuela. Hace algunos años aprendí, entre lecturas diversas,  que la depresión tiene dos caras de una misma moneda. Una nos lleva a la tristeza, al decaimiento, a la inacción. La otra nos lleva a la rabia, que también puede ser paralizante, pero que puede terminar siendo explosiva e incontrolada.

Siendo muy joven aún, estudiante de ingeniería en nuestra querida Universidad Central de Venezuela, pude experimentar la reacción de un conglomerado de estudiantes concentrados en el Aula Magna, debido al suceso vivido por los compañeros de la Facultad de Agronomía y Veterinaria que, viniendo a Caracas a realizar una protesta por las condiciones de estudio en dicha facultad, fueron interceptados y baleados en Tazón por funcionarios de la Guardia Nacional. Hubo heridos graves y un joven perdió un ojo. El Rector de la universidad era Edmundo Chirinos; acusado de haber solicitado al gobierno actuar para impedir que dicha protesta llegara a Caracas. Era entonces, además de rector, connotado siquiatra y autor de aquella tristemente célebre frase sobre ¡la generación boba! Su presencia en el Aula Magna, aquel trágico día, se convirtió en un mare magnum, donde los dirigentes estudiantiles más que actuar, para persuadir al estudiantado, hubimos de pelear literalmente, por salvarle de la violenta reacción, que pudo haber terminado en su linchamiento.

Ya sabemos como terminó sus días Edmundo Chirinos. Pero lo que trajo a mi mente su recuerdo fue la entrevista, que luego comentaré, realizada por Vladimir Villegas, este pasado martes 18 de agosto al secretario general de la Acción Democrática de hoy.  Pero antes quiero expresar mi indignación y mi tristeza al haber visto como otro psiquiatra se presenta ante los medios de comunicación, con morbosa expresión, para manipular políticamente un hecho tan terrible como lo es el que jóvenes venezolanos asesinen y luego profanen el cuerpo sin vida de una joven venezolana, descuartizándolo. Su corolario fue apostar el puesto de alcalde al juego de la comprobación de si existe o no relación de dichos jóvenes asesinos venezolanos con tal o cual partido de oposición.  Así mismo, en nuestro tiempo, en nuestro país, la madre de otro joven venezolano, asesinado por sus propios escoltas, y en circunstancias que no muestran en nada que haya sido por causa de naturaleza política o móvil político, es ahora candidata a diputada, y también se manipula ese hecho como algo político, para ser reivindicado con un acto al que se responde con tal postulación.

Vladimir, en la aludida entrevista, pregunta sobre el horrendo asesinato de la joven y su vinculo con partidos de oposición, y el entrevistado responde algo como que: “A nadie se le piden antecedentes penales, carta de buena conducta o referencias personales, para que ingrese a una determinada organización política”. Así, ante un hecho tan espantoso, sin más reflexión ni análisis, el entrevistado cree hacer gala de su veteranía y malicia política para despachar el delicado tema. Luego responde, frente a los comentarios que el entrevistador le refiere ha hecho el siquiatra- alcalde Rodríguez sobre su persona “como dinosaurio de la política”: “que eso le resbala” y que “Rodríguez pertenece a una aventajada generación del tiempo precisamente de aquel rector Edmundo Chirinos”. 

Vladimir insiste con otro delicado recuerdo cuando el entrevistado acusó a Eduardo Fernández de narcotraficante y mostró fotos de éste junto a personajes de estas mafias, así como muestran hoy a estos jóvenes asesinos junto a dirigentes de Primero Justicia como es su secretario general Guanipa. Y nuevamente el entrevistado despacha el tema como un hecho intrascendente del pasado político de enfrentamientos y viejas acusaciones mutuas.   

Es de regreso de esa profunda tristeza que nos causó y nos causa el ver a nuestro país convertido en una suerte de psiquiátrico a cielo abierto, que surgió este artículo, este llamado. Llamado que hago frente a esta seudo dirigencia política que nos pretende arrastrar a sus lodos formados por excrementos de una confrontación demencial y mediocre. Esa que pretende polarizarnos en su show, su faena mediática, su supuesta grandilocuencia frente a los medios, donde solo queda escoger entre un supuesto mal menor entre dos grandes males. 

Hoy frente a la oscuridad, que amenaza con cubrir las resistencias que tenemos para salir de la tristeza, y conscientes de la gravedad de la hora que nos toca vivir en nuestra nación venezolana, surge la luz de la esperanza, de la fe, y de la alegría. Hoy todos los sondeos de opinión revelan que el ciudadano rechaza tanto las miserias de un gobierno capaz de manipular todo lo que sea necesario para mantenerse en el poder, como a los personeros de una supuesta oposición, que con ese chantaje de una también supuesta unidad, muy bien representada hoy por ese secretario de la AD de hoy que nos invitan al desánimo, a la abstención, a la tristeza y/o a la resignación de ¡escoger entre gente como él o si no son los otros!

Ya nuestro pueblo comienza a percibir que no es necesariamente así. Que no hay resignación que valga.  Que la vida triunfa y el amor se impone siempre finalmente. Nuestro pueblo comienza ya a encontrar el camino ¡de regreso de las sombras! Hoy, como bien nos canta su prédica Juan Luis Guerra, bajo el cielo azul ¡todo tiene su hora!