• Caracas (Venezuela)

Luis González del Castillo

Al instante

¿Viene una nueva Venezuela? (IV)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

He procurado, a pesar de tantos acontecimientos, provocaciones y sobresaltos de estos tiempos que corren, mantener una línea de artículos propositivos, para aportar a una discusión que nos permitiese poner la mente en la verdadera política de búsqueda de alianzas y acuerdos, para avanzar en la resolución de nuestros problemas e intereses comunes como venezolanos. Sin embargo, la incalificable expresión del excanciller y actual embajador de Venezuela ante la OEA, Roy Chaderton Matos, a manera de chiste, sobre que el disparo a la mente de un escuálido sonaría hueco, me obliga a repudiar tales expresiones, frente a muertes tan abominables y recientes de jóvenes venezolanos por disparos a la cabeza, como la del adolescente Kluivert Roa. Ellas, no solo trasparentan un morbo desquiciante del más mínimo sentido de respeto por el dolor de las madres que han perdido a sus hijos por la brutal represión del actual régimen, sino un contenido violatorio de elementales principios de respeto del derecho a la vida y a no ser discriminado por causa del ejercicio del derecho humano al libre pensamiento. 

Desde tiempos de la aparición en 1832 del trabajo de Carl Von Clausewitz On War y su definición de guerra como: “Aquel acto de fuerza para compeler a nuestro enemigo a hacer nuestro deseo” (On War. 1976, Princeton University Press, Pág.75), hasta hoy día, la verdadera y noble tarea del militante político es luchar para, por otros medios distintos a la guerra, alcanzar el poder y gobernar resolviendo problemas, conflictos de intereses, de ideas; solucionando, al costo más bajo en daños directos y colaterales, dichos conflictos o problemas. La confrontación armada, como último recurso de hacer prevalecer la justicia, la libertad y la propia paz ante una situación dilemática de legítima defensa.

Del paradigma: ¿propietarios o súbditos? dejamos claro en artículos anteriores que nos pronunciamos por crear en Venezuela una cultura de propietarios, que al ejemplo de colonos, como aquellos que buscando libertad de práctica religiosa y oportunidades de progreso, arribaron en el Mayflower a las costas del hoy estado de Massachusetts, para crear las bases de una nueva gran nación, sin súbditos o de ciudadanos libres.

Clave 4. Cooperación internacional y alianzas. (Sin complejos, ni politiquerías, ni estridencias. Los intereses de nuestra patria venezolana deben ser preservados como objetivo de Estado y para ello no podrá gobierno alguno sobreponer sus intereses antes que los de la república).

La solución, a los problemas que hoy confronta nuestra nación venezolana, no  puede obviar las realidades en las cuales está sumergido el mundo regionalizado y en desarrollo continuo de bloques económicos que, como muestra la propia política cubana actual frente a Estados Unidos, no solo es un tema de coincidencias ideológicas o no, o de acuerdos comerciales, sino el fortalecimiento frente a amenazas actuantes en el mundo globalizado de hoy: terrorismo, narcotráfico y sus repercusiones de legitimación de capitales, piratería y robo de propiedad intelectual y las migraciones incontroladas. Las oportunidades de alianzas y respeto entre los gobiernos es un asunto vital más que nunca en la historia hasta ahora escrita de la humanidad.

Cuando vemos cómo nuestro actual gobierno se expresa con ignorancia de los propios debates que se dan a lo interno de naciones muy importantes para nuestros propios intereses, que, como Estados Unidos, por ejemplo, tienen un sistema de poderes autónomos (parlamentario y judicial) de reales contrapesos, solo nos queda insistir en la necesidad del dialogo constructivo y sincero, como el papa Francisco ha recalcado en varias oportunidades, para fijar materias a ser revisadas y exigidas de ambas partes y trabajar ardua y responsablemente en la búsqueda de coincidencias y acuerdos para implementar los cambios necesarios.

De tales debates y posiciones, rescato y menciono de la obra del exvicepresidente Al Gore El ataque contra la razón lo siguiente: “Por supuesto ha habido otras épocas en la historia de Estados Unidos en que la rama ejecutiva se arrogó nuevos poderes que, más adelante se vio que eran excesivos y equivocados. Nuestro segundo presidente, John Adams, introdujo las infames Leyes sobre Extranjeros y Sedición, e intentó silenciar y encarcelar a sus críticos y a sus adversarios políticos…. Cuando su sucesor Thomas Jefferson eliminó aquellos abusos de poder, dijo: Los principios esenciales de nuestro gobierno… forman la brillante constelación que ha avanzado delante de nosotros y que ha guiado nuestros pasos por un tiempo de revolución y de reformación… Si nos alejamos de ellos en momentos de error o de alarma, démonos prisa en volver sobre nuestros pasos y en retomar el camino que nos lleva hacia la paz, la libertad y la seguridad”.

Como ustedes pueden deducir, presidente Maduro y demás funcionarios del actual gobierno venezolano, no se puede dudar, irresponsablemente, a que nadie se da cuenta de las reales amenazas y peligros que comporta, para un país como Estados Unidos, que ha sido atacado directamente por los flagelos mencionados como: terrorismo, narcotráfico, legitimación de capitales provenientes del delito, inmigración ilegal y tráfico de seres humanos, contrabandos y robo de propiedad intelectual, etc., y que por tanto tal declaración a Venezuela, como país amenaza también a su seguridad e intereses va en serio. Es el momento de la política para verdaderos servidores de Venezuela, tanto en el terreno interno, para combatir estos flagelos, como en lo internacional, para buscar acuerdos de cooperación en lugar de buscar confrontación.