• Caracas (Venezuela)

Luis González del Castillo

Al instante

¿Ciudadanizar el petróleo?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dedico el presente artículo, gracias a la deferencia que me permite El Nacional, a mi hermana mayor Beatriz González del Castillo: médico (ucevista), internista-neurólogo y coronela retirada de nuestro Ejército “forjador de libertades”, presidenta de Livece, Liga Venezolana contra la Epilepsia. Ejemplo de estudio y trabajo incansable por sus pacientes, y por todos los que a su alrededor solicitan su apoyo.

Este viernes 13 de noviembre se inicia formalmente en Venezuela la campaña electoral de veintiún días para las muy próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre 2015. Cargadas en esta oportunidad, y tal vez más que nunca en nuestra historia contemporánea, de una profunda ansiedad porque el cambio democrático, urgente e indispensable se inicie.  Con este primer paso de renovación del poder esencial que define a la democracia, que a su vez moldea la naturaleza de la república, y que cada determinada nación es capaz de darse a sí misma, se podría emprender, en este país de libertadores, el retorno a la libertad, la búsqueda de la justicia y el progreso, mediante la reinstitucionalización del país caribeño, al norte del sur de América.

Los males de una república, como la venezolana, bendecida por la tenencia de múltiples riquezas heredadas de la providencia, y no producidas en tales dimensiones por el esfuerzo laborioso de sus ciudadanos, se ha discutido mucho, y durante largo tiempo en Venezuela. Se llegó a culpar, en nuestro caso, al petróleo como el causante de nuestros males (son lecturas obligadas de los setenta: Hundiéndonos en el excremento del diablo o Petróleo y dependencia, del célebre Juan Pablo Pérez Alfonso, uno de los creadores de la OPEP).

Hoy la nación, después de un largo camino de errores y borracheras, en un ir y venir azaroso de altos precios del petróleo, y por tanto de ingentes recursos fiscales con los cuales se gobernó en Venezuela, se produce una suerte de gran consenso popular de la necesidad del cambio; lo que algunos pocos, inútilmente, pretenden o intentan seguir ocultando. La crisis trae consigo, como le es de hecho característico, la oportunidad de aprender de una vez por todas que no existe un Estado utópico de perfección para administrar nuestras vidas, como seres que bajo su control van a ser redimidos a una sociedad impoluta e infalible, gracias a la administración de unos seres superiores que detentan el privilegio de la sabiduría y el dominio de todas las ciencias, todos los conocimientos, toda la salud mental y la bondad, para hacernos felices.

Mi propuesta central para nuestra Venezuela toda es cambiar el paradigma mediante el cual el petroestado nos hará felices si una cúpula iluminada, llena de buenas intenciones lo administra. Creo en la libertad y, por tanto, creo en que es imprescindible “ciudadanizar el petróleo” para superar el Estado rentista petrolero que tenemos. Sembrar conciencia ciudadana y operacionalizar la propiedad de ese recurso petrolero y los otros disponibles en nuestro territorio mediante nuevas formas de pertenencia que hagan al venezolano dueño verdaderamente del mismo y de su destino, junto a sus conciudadanos. Existen experiencias y posibilidades al respecto. Yo me ofrezco a trabajar incansablemente, con honestidad, por reunificar a las venezolanas y venezolanos en torno a la corresponsabilidad por el éxito y la prosperidad de nuestra Venezuela. 

Ir a la Asamblea Nacional de Venezuela con fines honestos, o a cualquier parlamento que se precie de tal, es ir al debate de ideas constructivas para encontrar caminos de solución, para brindar a nuestra sociedad el mejor servicio de aporte en reflexiones y propuestas de acción legislativa y de control de la acción del gobierno de turno que, bajo el supuesto democrático de la alternancia en el poder, administra el Estado.

Hoy, cuando se inicia la campaña electoral recojo el consejo de esa mi hermana mayor, Beatriz González del Castillo: “Ve con tus ideas y tus propuestas sin denigrar de nadie”. Voy independiente en lista por la organización Democracia Renovadora como candidato a diputado a la Asamblea Nacional por el Distrito Capital, junto a Berenice Gómez, la célebre “bicha”. Periodista de la verdad, que para defender a Venezuela y su gente no pidió nunca permiso a ninguna “línea editorial”. También con Manuel Quintero ex trabajador de Pdvsa, y Ricardo Sansone, ex trabajador del Metro de Caracas, quienes no sucumbieron ante los ataques, el soborno o las prebendas. Voy nominalmente en el circuito 3 de San José, San Bernardino, San Pedro, San Agustín, La Candelaria y El Recreo, también junto Berenice Gómez, quien no admite que se me llame suplente sino compañero de fórmula, por las organizaciones: Conciencia País, Electores Libres, URD, Solidaridad Independiente, SI.

 

fundacionvenezuelasigloxxi@gmail.com

@gonzalezdelcas