• Caracas (Venezuela)

Lorena González

Al instante

Lorena González

Las cercanías de lo invisible

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con motivo de la celebración del centenario del nacimiento del artista Gerd Leufert, la Sala Trasnocho Arte Contacto, en alianza con la Fundación Gego y la editorial Exlibris, se unieron para presentar uno de los conjuntos más significativos en el amplio cuerpo de trabajo visual desarrollado por este estudioso de la imagen. Diseñador gráfico, maestro, curador, artista, editor, museógrafo e impulsor de proyectos educativos y de investigación como lo fue el Instituto de diseño Neumann, su obra y una vida dedicada al arte constituyen una buena parte de las valiosas referencias que caracterizan el pasado y el presente del arte venezolano contemporáneo.

La exhibición lleva por título Enmarcando a Gerd Leufert. Listonados y resalta por una mirada focalizada en una de las etapas más significativas de su producción. La  serie de los Listonados fue concebida durante la década de los años setenta y está compuesta por un conjunto de marcos encontrados, trabajados, reapropiados e intervenidos con la finalidad de establecer desde las elipsis del lienzo un diálogo activo con los vacíos del espacio museográfico y la experiencia sensible del espectador.

Críticos como Roberto Guevara y Juan Calzadilla comentaron en diversos escritos las infinitas posibilidades que Leufert inauguró con esta labor, profundizando en las tramas conceptuales del objeto y extendiendo sus propias relaciones con la gráfica como un códice más allá de la palabra, signo mínimo que se moviliza mediante una experiencia lúdica, orgánica; actividad visual de un recorrido que desde la desaparición de la materia tiene mucho más qué decirnos sobre las formas en cómo se estructura la imagen, susurrando una parte del enigma al abrir en la dimensión de nuestra capacidad visual los espacios intangibles que permiten la revelación intrínseca del arte.

Para Ruth Auerbach, curadora de la exposición, la reconstrucción del vacío que anida en cada listonado devela un proceso razonado de experimentación que permite leer en este conjunto una continuidad conceptual presente en toda la propuesta del artista, un creador que profundizó no sólo en una gran cantidad de proyectos gráficos, sino también en revelaciones escultóricas, tramas editoriales, propuestas pictóricas e indagaciones con los territorios de lo fotográfico. La curaduría pone estas variables en juego, acompañando el proceso con pequeños rastros que de algún modo reorganizan el plan integral y la poética interna que respira en la obra integral de Leufert.

Uno de estos rastros es el acertado cierre del recorrido con la exhibición de la maqueta del libro del año 1976 que sobre los Listonados realizara Leufert con la diagramación y el alfabeto reversible de Nedo, el registro fotográfico de Paolo Gasparini y el diseño de Álvaro Sotillo en las notas pertenecientes a Hanni Ossot y María Fernanda Palacios. A pesar de que un homenaje a la obra de Leufert requeriría las dimensiones completas de todo un museo, la curaduría y el equipo de trabajo involucrado han logrado apropiarse del poder de la ausencia (paradoja inicial que subsiste en la obra del propio artista) para multiplicar y asentar las líneas de investigación que lo obsesionaron durante años. Una excelente deferencia que a través de intenciones engranadas enaltece su lugar en nuestras artes, y como subraya uno de los textos del libro exhibido en la sala, lo convierten en "un cuerpo invisible rescatado en las líneas de un borde".