• Caracas (Venezuela)

Libertad de expresión

Al instante

La SIP repudió sentencia contra presidente del Correo del Caroní

Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)

Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)

Los representantes legales de David Natera Febres tienen 10 días para apelar el fallo. El juez le prohibió la salida del país y le ordenó presentarse ante la Corte cada 30 días

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) repudió una condena a cuatro años de prisión contra David Natera Febres, presidente del diario venezolano Correo del Caroní, por los delitos de difamación e injuria tras la publicación de reportajes sobre corrupción en una empresa estatal. La SIP considera que el procesamiento del periodista es una “grosera coacción a la libertad de prensa y al derecho de la sociedad a estar informada en temas de interés público”.

Este viernes el Tribunal Penal Sexto de Juicio del estado Bolívar sentenció a David Natera a cuatro años de prisión, el pago de una multa y la prohibición de publicar notas relacionadas con el caso de corrupción en la empresa estatal dedicada a la extracción y procesamiento del mineral de hierro, CVG Ferrominera Orinoco, sobre el que el diario dio amplia cobertura informativa en el 2013.

Los representantes legales del presidente de Correo del Caroní tienen 10 días para apelar el fallo. El juez le prohibió la salida del país y le ordenó presentarse ante la Corte cada 30 días.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo, expresó su solidaridad con el medio  por lo que consideró “un fallo que tiene la clara intención de disuadir el periodismo de profundidad y de denuncia tal como el realizado en este caso” y que demuestra el gran retroceso de Venezuela en materia de libertad de prensa, que todavía sigue enviando a periodistas a la cárcel.

Al contrario de la tendencia a la despenalización de los delitos de difamación en la región, una reforma al Código Penal en 2005 aumentó las sanciones de 30 meses a cuatro años de prisión. La difamación fue despenalizada en Argentina, Barbados, Bermuda, Brasil, Costa Rica, El Salvador, Grenada, Jamaica, México, Panamá, Perú, Uruguay y de manera parcial en Chile y República Dominicana.

Paolillo, agregó que esta “grosera coacción a la libertad de prensa y al derecho de la sociedad a estar informada en temas de interés público” contraviene los preceptos de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión que establecen que “la protección a la reputación debe estar garantizada sólo a través de sanciones civiles” y que debe “probarse que el comunicador tuvo intención de infligir daño” o que se “condujo con manifiesta negligencia en la búsqueda de la verdad”.

El caso contra Natera Febres tiene su origen en una demanda que interpuso el empresario Yamal Mustafá, uno de los funcionarios de la empresa estatal destituidos e imputados tras averiguaciones realizadas por el Ministerio Público sobre corrupción en la Ferrominera Orinoco, luego de los reportajes publicados en el diario. Mustafá, acusado por su presunta vinculación en irregularidades en el manejo de la dependencia estatal, fue sobreseído el año pasado.