• Caracas (Venezuela)

Libertad de expresión

Al instante

Miguel Henrique Otero: “Se inicia el proceso para restaurar la libertad de expresión”

Miguel Henrique Otero denunció que el cerco a los medios privados no se detiene | Foto EFE

Miguel Henrique Otero | Foto EFE

El presidente editor de El Nacional se refiere a la trascendencia de la instalación de la nueva Asamblea Nacional y a las repercusiones que tendrá para el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el siguiente texto el presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, expresa su opinión sobre la instalación del nuevo Parlamento:

Hoy es un gran día para Venezuela y para todos los venezolanos que valoran lo que es vivir en libertad y en democracia, que es escuchar la voz de la mayoría. La democracia no es solamente un sistema electoral, sino una forma de convivir en medio de las diferencias; es la vida social basada en acuerdos, en normas, en arreglos. La democracia es contraria a la dictadura, a las imposiciones y arbitrariedades, y entiende que las instituciones se respetan.

La voz del pueblo habló el 6 de diciembre y por eso el 5 de enero es una fecha memorable. Se instala la Asamblea Nacional con mayoría calificada de la oposición. Esta es una realidad que el gobierno autoritario de Nicolás Maduro trata de impedir por todos los medios, pero a pesar de las trampas, los abusos, el ventajismo más grosero, el bloqueo mediático, las amenazas y la represión, no pudo. Actuó la comunidad internacional, se pronunciaron las Fuerzas Armadas institucionales a través de Padrino López para cumplir con sus deberes constitucionales y hacer respetar la soberanía popular. Hay militares que han avergonzado al país, decepcionado a los venezolanos, pero son muchos más lo que verdaderamente están apegados a los valores eìticos en la institucioìn militar.

El gobierno fracasó en su intento de llamar a la violencia, ni su propia gente lo apoyó. Sin embargo, sigue tratando de mantenerse en el poder a toda costa: nombraron arbitrariamente nuevos magistrados, impugnaron diputados para impedir la mayoría calificada de la oposición y amenazan con la violencia de los colectivos. Tampoco podrán.

Mientras el oficialismo llama a la violencia, los actores políticos de la oposición, como Maria Corina Machado, Julio Borges, Henry Ramos Allup, así como un grupo de oficiales retirados agrupados en el Frente Institucional Militar hicieron un llamado a la a las Fuerzas Armadas Bolivarianas para que cumplan con su papel institucional. Las Fuerzas Armadas están demostrando su apego a la Constitución. Proteger el Capitolio es cuidar la vida de los venezolanos que se proponen acompañar a los 112 diputados de la mayoría calificada. La sociedad civil unida está dispuesta a escoltar a sus diputados y a no aceptar el golpe electoral que pretende dar Maduro. Se trata de un momento fundamental para impedir que este régimen dictatorial y destructivo continúe en su camino de infligir penurias al pueblo venezolano.

Es la oportunidad de sacar de las mazmorras de la dictadura a los 75 presos políticos y suspenderles las medidas a las 2.000 víctimas políticas que las padecen. Es el rescate de un sistema judicial en manos del gobierno de la manera más grosera. La impunidad ha llevado a la cárcel a muchos estudiantes sin ninguna prueba de delito, a sus familiares los han perseguido; han encarcelado militares por supuestas conspiraciones sin indicio alguno.

También se inicia el proceso para restaurar la libertad de expresión y acabar con la extorsión masiva que Conatel aplica a la radio y la televisión por la renovación de las concesiones. Se trata de retomar el suministro normal del papel periódico a la prensa independiente de darle las concesiones a radios y televisión. Basta ya que tanto el papel como las concesiones para los medios radio-eléctricos sea un chantaje del gobierno para acallar los medios de comunicación.

Gran trabajo le espera al nuevo presidente de la Asamblea Henry Ramos Allup, a Julio Borges y a todos los diputados, que estoy seguro estarán a la altura de las circunstancias.

2016 es el año del gran cambio, así como 2015 fue el del gran despertar, este será el año en que los venezolanos verán el renacer de la democracia, el regreso a una sociedad productiva, a la decencia, a los valores de la sociedad moderna. Esta especie de mafia que se ha apoderado del país tendrá que irse y esperar que sus desmanes se procesen en un sistema judicial transparente y los que sean culpables de delitos paguen por ellos.

Los venezolanos se han llenado de optimismo al comienzo de 2016, y con mucha razón. La luz al final del túnel es algo que todos esperábamos y se ha hecho realidad. El juego de la amenaza y la arbitrariedad está por desaparecer. Que se cuide Maduro, la situación ha cambiado radicalmente. Ya no tiene ni un pueblo ni unas fuerzas armadas arrodilladas por la represión.