• Caracas (Venezuela)

Libertad de expresión

Al instante

Marcel Granier: En Venezuela hay una dictadura pura y dura

Miguel Henrique Otero junto al presidente de las empresas 1bc, Marcel Granier | Foto: cortesía

Miguel Henrique Otero junto con Marcel Granier | Foto: Cortesía

El presidente de RCTV es firme en su opinión de que el ex presidente Hugo Chávez era un irresponsable. A su juicio, el gobierno es peor que una dictadura bananera. Dijo que, cuando cambien los dirigentes en el poder, muchos medios de comunicación estarán plegados ante esa ideología y otros se verán debilitados. Indicó que el desacatamiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que ordena restablecer la concesión de RCTV,  ratifica que el TSJ está al servicio del régimen

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante la entrevista que hizo Marcel Granier en octubre de 1998 al entonces candidato a la Presidencia Hugo Chávez en Primer Plano, programa que transmitió RCTV de 1976 a 2006, se evidencia la personalidad rotunda y templada del empresario.

"Nosotros juramos: vamos a tumbar a Pérez. Y lo hicimos. Tres años después", le dijo Chávez a Granier, en medio de un debate acerca del Caracazo y el intento de golpe de Estado de 1992. Con sonrisa sarcástica y voz calmada, el presidente de RCTV le respondió que Carlos Andrés Pérez no fue derrocado: "El golpe fracasó".

Ese estilo de confrontación se repetiría cuando entrevistó a Carlos Andrés Pérez el mismo año. El ex presidente le aseguró que la Fuerza Armada era una organización confiable, pero Granier lo interrumpió y le preguntó: "Y si tenía usted tanta confianza en ella ¿por qué le dieron dos golpes?".

Casi nueve años después, un Chávez apoteósico (tenía menos de un mes de haber ganado las presidenciales con 62,84% de los votos) anunciaría que la concesión de RCTV no iba a ser renovada.

Su argumento fue que el canal había apoyado el golpe de Estado de abril de 2002. "No se va a tolerar aquí ningún medio de comunicación que esté al servicio del golpismo", expresó.

Desde entonces, el espacio lo ocupa la Fundación Televisora Venezolana Social. Quien lo preside representaba una figura importante de RCTV que en la última transmisión del canal manifestó: "RCTV siempre ha estado en favor de todos los venezolanos. Aquí el trabajo lo hacemos de corazón. Sin ninguna tolda política".

Lo poco complaciente de Granier se ha mantenido con los años. Afirma que RCTV es el canal que anhelan muchos venezolanos. Y es firme en su opinión de que Chávez era un irresponsable y que su gobierno es una dictadura.

—¿Cómo recibió el desacatamiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos?

Es una violación más a todos los convenios internacionales que tiene firmados Venezuela. Y a la Constitución, porque ella es muy clara, estableciendo la obligación del Estado venezolano de cumplir las sentencias relativas a derechos humanos.

Esto ratifica también la impresión que tenemos muchos venezolanos de que el TSJ se ha convertido en una pandilla más al servicio del régimen. Está para ejecutar las órdenes que recibe del Poder Ejecutivo. Es triste y lamentable, pero es la realidad.

Todo este caso pone de relieve la vocación delincuente del Poder Ejecutivo venezolano y de sus poderes adláteres, como el TSJ. Contribuye con el agravamiento de los daños que han causado, pero también ayuda a establecer las responsabilidades. En este caso, está muy claro que el presidente de la República decidió no cumplir la sentencia. Se apoyó de una iniciativa del vicepresidente del PSUV, quien en ese momento también era presidente de la Asamblea Nacional, el teniente Cabello.

Ya sabemos que el teniente Cabello, los magistrados que firmaron la sentencia y el procurador general de la República son cómplices de todas esas actuaciones delictivas y violatorias del Estado de derecho.

—¿RCTV transmitió comiquitas durante los hechos de abril de 2002?

Mire, todos los canales de televisión, en algún momento, transmiten comiquitas. Las comiquitas que ellos atribuyen a RCTV fueron transmitidas por Venevisión. Nosotros nunca hemos tenido los derechos sobre esas comiquitas que ellos mencionan.

Pero me imagino que después del pacto celebrado entre Jimmy Carter y Hugo Chávez, cuando se toma la decisión de acabar con RCTV, ellos cambiaron el cuento. Al principio se referían a las comiquitas de Venevisión. Ahora las comiquitas son de RCTV.

¿En Venezuela hay una hegemonía comunicacional?

Aquí no está planteada una situación de hegemonía comunicacional. Aquí está planteada una dictadura. Una dictadura pura y dura, en donde la mayoría de los medios independientes, o no que no pertenecen al gobierno, son acosados de una manera tal que, cuando termine esta situación, estarán plegados ante el gobierno.

Los que no, van a terminar en un estado de debilidad agónica. Son los casos de El Nacional, El Carabobeño, El Impulso, La Verdad, Correo del Caroní. Todos son medios que están agonizando. No les dan papel, insumos ni divisas.

En cambio, a los medios particulares, pero sumisos al gobierno, les dan todo eso. De manera que, cuando termine el régimen, cosa que espero ocurra pronto, nos vamos a encontrar con que los medios fuertes van a ser los chavistas.

¿La dictadura de la que habla está dirigida primordialmente a los medios informativos?

Creo que es una dictadura general. Cuando tú ves lo de Tumeremo, donde el irresponsable gobernador del estado Bolívar trata de quitarle toda importancia a un genocidio, vemos la dictadura en marcha: matando impunemente, ocultando los crímenes e imputándole todo lo que ocurre a sus adversarios políticos.

Eso lo vemos en la situación actual que hay de desabastecimiento. Es típico de las dictaduras. Ahora pretenden carnetizar a la gente. Quieren repetir la lista Tascón, la lista Maisanta al revés. Ahora la lista es que, si te pliegas al gobierno, te voy a dar un carné para que accedas a comida y servicios. Si no te pliegas, pues lo siento mucho, tú no vas a tener derechos.

Es la violación sistemática del Estado de derecho.

Pero no es bananera, ¿verdad?

Es más socarrona. Más hipócrita. Pero es igualita a las dictaduras bananeras, en las que había una pandilla de militares que tenían el poder y los recursos del país. Además de que matan, roban y trafican con droga impunemente.

Es mucho peor de lo que hicieron las dictaduras bananeras. Las dictaduras bananeras no traficaban droga. Mataban gente, ¿menos de los que han matado estos? Destruían la reputación de las personas, ¿mucho menos de lo que lo han hecho estos? Hacían pasar hambre a la gente, ¿mucho menos que estos?

En realidad, en general, más bien trajeron prosperidad a algunos de sus países. El caso de Chile es el más obvio. Creo que en cualquier comparación entre las llamadas dictaduras bananeras, esta es más bananera que las de Pinochet, Trujillo o Somoza. Y más cruel y criminal también.

¿Qué opina de los medios de comunicación populares?

Creo que debe haber libertad de expresión absoluta, siempre que los medios estén conscientes de su libertad, lo cual implica responsabilidad.

Lo que no puede ser es que el Estado se dedique a financiar o a subsidiar medios de comunicación, con la condición de que les sirvan como instrumento de amedrentamiento y descalificación de las personas que no piensan igual que el régimen.

Pero por lo demás, bienvenido. Ojalá recuperemos esa libertad de expresión que, mal que bien, tuvimos durante los gobiernos de la República civil.

¿Usted vio Spotlight?

Excelente película.

En esa película se ve que los personajes tenían, con sus restricciones, acceso a la información. Se observa el esfuerzo que ejercieron para lograr el reportaje sobre los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Boston. En este contexto, ¿cree que los periodistas venezolanos se han esforzado a pesar de las limitaciones?

Claro que sí. Mira, ahora y antes. A mí esa película me llamó la atención. Es un magnífico documental, diría yo. Recuerdo casos, por decirte uno, como el asesinato del abogado Ramón Carmona. Fue muy complejo porque hubo mucho ocultamiento, atropellos, abusos de poder. Pero los periodistas se impusieron y llegaron al meollo del asunto. Los responsables fueron castigados.

Han habido muchos casos en los que el periodismo venezolano se ha lucido. Desde hace más de 10 años, nosotros (RCTV), y otros medios, hemos denunciado cosas que cada vez se conocen con más amplitud y profundidad, como el tema del Cartel de los Soles u otras vinculaciones de altos mandos militares con el tráfico de drogas. Eso era con amenazas de muerte. Bueno, amenazas llevadas a cabo. Hubo varios periodistas que pagaron con sus vidas por haber tratado este tema, como los casos de Marcano o Rengifo.

También los casos de corrupción, cada vez más documentados con investigaciones periodísticas. Todo ese escándalo con el tema eléctrico, por ejemplo. Ha sido el trabajo periodístico, con muchas dificultades y  amenazas, el que ha revelado cómo se despilfarraron y se robaron centenares de millones de dólares.

De manera que yo me siento muy orgulloso del periodismo venezolano porque, con todas las dificultades, no se entregó. Se han entregado medios y dueños de medios, pero no me vienen a la memoria casos de periodistas. Todos abandonaron con dignidad los medios que se prestaron a toda esta farsa del gobierno. Y han buscado fórmulas para ejercer el periodismo.

¿La censura podría conllevar a algo positivo en el futuro?

Sí. La censura es un gran acicate para la imaginación y la creatividad. Los periodistas han buscado fórmulas de comunicarse e informar con la finalidad de vencerla. Por eso, a pesar de que el gobierno trata de censurar a través de distintas formas (como  el caso del diario del Caroní y su director David Natera), los periodistas han seguido luchando de manera ejemplar.

Natera ha denunciado la corrupción espantosa de Rangel Gómez en el estado Bolívar desde hace 10 años. Se ve que el gobernador de Bolívar ha buscado todas las formas posibles para agarrarlo. Bueno, se encontró un amigote con quien metió la demanda y un juececito complaciente que la dictó. A pesar de todo ese acoso, Natera y su gente se mantuvieron.

¿Qué opina de las críticas del presidente Nicolás Maduro hacia Venevisión, Televen y Globovisión, que no parecen estar muy en contra de su gobierno?

A mí me parecen medios muy complacientes. El problema con los dictadores es similar al de los adictos a las drogas. El dictador, al igual que el consumidor de cocaína, necesita cada vez más. Y la droga para él es que lo alaben, lo celebren y lo aplaudan. Pero le parece poco todo lo que se hace.

Cuando ve que un medio, sea el que sea, transmite una noticia que le incomoda, quiere castigarlo y censurarlo con amenazas como no renovarle los permisos o quitarle la publicidad.

Eso también es parte de la estrategia comercial de los rivales que, al ver que el régimen va hacia su conclusión, quieren asegurarse sus posiciones antes. Ves entonces que las agresiones contra el diario del Caroní, El Nacional, El Carabobeño y El Impulso son cada vez mayores. ¿Por qué? Porque sus competidores quieren asegurarse el dominio del mercado antes de que el régimen colapse.

Quizás también para otorgar más espacios a medios afectos al chavismo

Bueno ahí no sé cómo van a hacer. Porque una vez que regrese el Estado de derecho a Venezuela, esos medios tendrán que cumplir la función para la cual fueron creados: son medios del Estado, no del partido de gobierno ni del presidente de la República. Por más que Maduro y Chávez pretendieron que fuera así. La ley es muy clara.

¿Qué cree que pasará con los periodistas que han sido complacientes?

Mira, trabajarán con dignidad. A lo mejor muchos de ellos se sentirán muy cómodos al no estar sometidos a ese acoso permanente de Maduro, de los militares, de los carteles de la droga. Toda esa gente que maneja esa situación.

¿Quién fue peor con la libertad de expresión, Chávez o Maduro?

Yo diría que Chávez. Porque él fue quien inició todo este proceso. Él fue quien entregó Venezuela al control cubano y militar. Maduro ha sido el heredero de esa situación: un pobre hombre sin las capacidades para ejercer el cargo.

Creo que Maduro podrá, el día del juicio, alegar incompetencia o incapacidad. Cosa que Chávez nunca hubiese podido hacer.

¿Qué diferencia hay entre el Chávez que usted entrevistó y el que padeció de cáncer más de 10 años después?, ¿cree que mentía?

Sí, sí mentía. Chávez siempre tuvo la virtud de relacionarse con la gente. Pero era una irresponsable. Lo fue cuando, bajo engaño, reclutó unos soldados y los trajo a dar un golpe en Caracas. Mataron más de 300 personas. Nunca respondió por eso.

Igualito que cuando estaba enfermo de muerte: en lugar de darse cuenta de que los intereses del país reclamaban una solución legal, optó por toda esa ilegalidad. Se fue a Cuba, terminó de entregarse a los cubanos y permitió que de allá vinieran los decretos y las órdenes que supuestamente firmó; y no fue así.

Él, en general, creo que tuvo esa característica de una enorme simpatía, una gran capacidad de relacionarse con la gente, pero basadas en la mentira, el engaño y la irresponsabilidad.

¿Qué es lo peor que Chávez le hizo al periodismo?

Enfrentar a dos partes considerables del país. El odio que sembró con su discurso tomará bastante tiempo superarlo. Los países que han pasado por estas circunstancias tienen un largo período de reencuentro con ellos mismos.

¿Con cuál gobierno del siglo XX compararía al actual?

Yo creo que el más parecido sería el de Cipriano Castro, aunque bastante más letrado que Chávez y Maduro. Pero con esa misma actitud irresponsable y jactanciosa.

¿Por qué nació entonces el chavismo si ha sido tan malo?

En el inconsciente colectivo de todos los pueblos hay una cantidad de pasiones y sentimientos que se resuelven por este tipo de vías. Uno se pregunta cómo, a pesar de sus horrores, todavía existen el comunismo, el nazismo y el fascismo en los países donde surgieron; y cómo otras naciones han copiado esas ideologías.

Venezuela es un país donde se produjo una explosión de riqueza entre 1925 y 1960 (eso pudiera extenderse tal vez hasta 1975). En ese lapso, la moneda nunca se devaluó, no había inflación y la gente estaba cada vez mejor. Cuando eso se estancó, se produjeron muchos desacomodos.

El factor principal de desacomodo fue la clase media, como siempre ocurre. La clase media hace las revoluciones porque está conformada por personas que, a fuerza de trabajo, se han labrado una posición. Se hizo ilusiones para sus hijos y sus nietos, que luego no fueron correspondidas porque en 1975 se frenó el crecimiento.

En principio, la población pensó que era temporal. Pero ya en 1998 la gente había perdido esa ilusión. Entonces empezaron a buscar un gobierno que se ocupara de ellos, de la corrupción, de la inseguridad. Y así cayeron en manos de un populista. Eso mismo pasó con los argentinos y los brasileños. Está por pasarle a Estados Unidos. Ha pasado en toda Europa.

Mi generación y las anteriores a la mía vimos progreso en el país. Siempre estábamos mejor que la generación anterior. Pero de ahí en adelante no fue así. En mi época, un muchacho se graduaba y, con su primer sueldo, ya podía comprar un automóvil por cuotas, pagar un apartamento y ahorrar. Hoy un muchacho con su primer sueldo no puede ni contribuir con los gastos de la casa de sus padres, donde debe quedarse mientras resuelve.

¿En la actualidad, qué significa RCTV y quién es Marcel Granier para los venezolanos?

Creo que RCTV es el canal preferido de los venezolanos. El canal que les llevó el mejor entretenimiento, la mejor información y la mayor variedad de opiniones. La gente añora su regreso.

Yo soy uno de los responsables de hacer eso una realidad. Ese es mi papel en este momento. Que se cumpla la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que se regresen a RCTV todos sus equipos y sus permisos y que se cumpla el anhelo de una gran porción de venezolanos que quiere volver a ver esa señal al aire.

Sería muy positivo porque Venezuela ha perdido toda presencia en los mercados internacionales a raíz del cierre de RCTV. Perdimos la mejor escuela de formación de talento para la televisión venezolana y esa capacidad de debate que había en nuestros programas de opinión e información.

¿Qué ha pasado con los equipos de RCTV?

Los equipos que confiscaron los militares, luego de una decisión de última hora del TSJ, no sabemos dónde están.

Los directores de Conatel, que han sido tres en estos nueve año de lucha, se han negado a rendir cuentas. La información que tenemos es que muchos de esos equipos fueron robados y otros destruidos para que nosotros no pudiésemos recuperarlos.

De todo eso hay constancia. Nosotros dejamos muy claro cuáles eran los equipos que ellos se apropiaron. Hay responsabilidades muy claras. El director de Conatel, haga lo que haga, tiene una responsabilidad. Tanto este, como Maldonado y el anterior. Nunca cumplieron con su obligación de informar sobre el estado de los equipos.