• Caracas (Venezuela)

Libertad de expresión

Al instante

Comienza la resistencia de los medios digitales

Sede de El Nacional

Sede de El Nacional

Con la demanda mil millonaria que introdujo el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello a tres medios de comunicación se desplazó la censura de los medios tradicionales hacia los digitales.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vieja tendencia de buscar medios tradicionales para mantenerse informados, cambió en Venezuela. Los venezolanos se han visto en la necesidad de recurrir a nuevos portales digitales, que ofrecen cobertura crítica a la vocería oficial, publicó la periodista Angie Zapata el portal A Todo Momento.

Este cambio de “forma” aumentó la cantidad de usuarios en la red. En 2013 alcanzó más de 10 millones de visitantes únicos, según lo indicado por la firma ComScore. A pesar de las fallas en la plataforma tecnológica de telecomunicaciones, la censura gubernamental tiene en la mira a su próxima victima: los portales digitales.

Los hechos ocurridos entre enero y febrero de 2014 fueron el detonante que puso en el ojo del huracán a los sitios web de noticias y las redes sociales. Según el director de Postgrado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Marcelino Bisbal, el Estado empezará a censurar a los medios digitales porque son ”válvulas de escape, en que se filtra mucha información inconveniente para el gobierno”.

Los portales digitales se consolidaron como un refugio ante la censura que se originó a partir de la venta de los medios impresos y la crisis de papel. El bloqueo informativo oscureció el panorama a periodistas: la ONG Espacio Público estima que más de 100 empleados fueron despedidos de estaciones de radio, impresos y audiovisuales, quienes emigraron hacia la red para crear un nuevo ecosistema mediático.

En 2014, el director del portal web La Patilla , Alberto Federico Ravell declaró al diario estadounidense The Wall Street Journal que la restricción a los medios digitales era menor porque su actividad no dependía del gobierno: “No necesitamos papel. No necesitamos una concesión para transmitir la señal. No hay mucho que puedan hacer para apretarnos”, expresó.

Se equivocaba. Con la demanda penal interpuesta por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el 12 de abril de 2015 a El Nacional, Tal Cual y La Patilla, el Estado encontraría una nueva estrategia para acallarlos.

2.0 en evolución

El fenómeno de los portales digitales en Venezuela no es reciente. En el año 2004 se creó el primer portal informativo, Noticias 24. Empezaba en ese momento, el auge digital. Una nueva proliferación de medios, tanto informativos como de entretenimiento, sacudieron las redes y se posicionaron en la búsqueda de nuevos usuarios, ligado a la utilización de aplicaciones y otras herramientas para enriquecer los contenidos.

“El informe Inside Telecom reveló que entre marzo de 2014 y marzo de 2015 fueron bloqueadas 1.500 páginas Web, es decir, 2,7 diarias. Mientras, la TV por cable tiene 49,6% de audiencia. Hacia allá migra la gente cuando no tiene dónde informarse o cuando su entretenimiento se ve interrumpido por cadenas obligatorias” , informó Bisbal.

El nuevo golpe

La demanda contra El Nacional, Tal Cual y La Patilla no tiene precedentes en la historia de la prensa venezolana. “No conozco en Venezuela ningún antecedente comparable con esta demanda. Como tampoco tengo referencias de ningún antecedente sobre una demanda en el país por reproducir una información de otro medio” señaló Bisbal en una entrevista al diario El Nacional.

El 22 de abril, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, introdujo una denuncia penal en contra de 22 directivos de medios por reproducir un reportaje del diario ABC de España sobre las actividades que vinculan a Cabello como presunto jefe del Cartel de los Soles.

Los implicados fueron acusados por difamación agravada continuada, sin embargo “no se puede demandar a un medio por replicar información”, expresó el presidente del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, a pesar de que el ex gobernador del estado Miranda aseguró que “no aflojaría”.

Y lo cumplió. tres semanas después, Cabello confesó que solicitó la prohibición de salida del país a los directivos de medios a quienes se impuso la presentación semanal en los tribunales.

El 18 de agosto, La Patilla recibió un libelo de admisión mercantil de una suma que asciende a un mil millones de bolívares fuertes por “daños morales” , a pesar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reivindicó en el año 2004 la doctrina del reporte fiel, según la cual establece que la reproducción de información no incurre en delito alguno.

Los académicos señalan que el uso del sistema de justicia para amedrentar superó las acusaciones verbales del fallecido presidente Chávez contra los periodistas:  “Entre 2005 y 2015 registramos 42 demandas judiciales contra periodistas: 20 desde 2013. La demanda colectiva de Cabello entra en ese grupo y es alarmante porque demuestra claramente el uso del aparato judicial para amedrentar, como lo dice en su último reporte sobre Venezuela la Relatoría de la OEA para la Libertad de Expresión” informó Marianela Balbi, presidenta de Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS).