• Caracas (Venezuela)

Leopoldo López Gil

Al instante

Leopoldo López Gil

Las cárceles y los derechos humanos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hugo Chávez en su primera campaña electoral dio un muy efectivo golpe mediático a las puertas de la Penitenciaría General de Venezuela, en San Juan de Los Morros, prometiendo acabar de raíz con la inhumana y denigrante situación de las cárceles en Venezuela. Ese día dio otro paso en su sendero de falacias, camino empedrado de mentirosas ofertas por el que todavía hoy marchan los venezolanos.

Hay un trecho de 17 años, entre la realidad de hoy y la promesa de ayer. La diferencia en este lapso es de miles de millones de dólares despilfarrados y robados, cientos de miles de vidas que con su sangre han regado nuestra madre tierra y la súbita aparición de inconmensurables fortunas malhabidas. Entrega de bienes dilapidados por la ineptitud y la corrupción, proyecto maléfico que ha impedido que nuestra riqueza fuese destinada a la siembra de prosperidad, a la producción de bienes y a la creación de puestos de empleos. Es decir al bienestar general.

Recientemente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos calificó de muy grave la situación de las cárceles de Venezuela. El termómetro de la temperatura febril de la situación alcanza su cota crítica en la violencia, el hacinamiento, las muertes, el tráfico de armas y estupefacientes y muy especial, en la corrupción de los carceleros.

EL comisionado y relator especial para Venezuela de la CIDH, Felipe González, en audiencia de este organismo autónomo de la OEA denunció la situación de los presos en Venezuela que Leopoldo López, preso en la cárcel militar de Ramo Verde, se encuentra en “aislamiento total” y únicamente recibe visitas de su esposa y familiares. Desde el 12 de febrero de este año, fecha cuando Leopoldo López dio el histórico paso al entregarse para demostrar ante los tribunales su inocencia y defender sus derechos como venezolano, se ha desbordado la represión en el país. Ha sido desde entonces cuando más se han violado los derechos humanos a la ciudadanía, en los últimos 50 años. Todo esto ocurre ante la complicidad de instituciones como la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía General de la República convertidas hoy en defensores del gobierno.

En ningún país del hemisferio mueren tantos presos como en Venezuela, afirmación que hace Humberto Prado, del Observatorio Venezolano de Prisiones; Germán Saltrón, agente del régimen para Derechos Humanos ignora la evidente denuncia del Relator Especial de los Derechos Humanos, Felipe González. De igual manera ignora que más de la mitad de los presos venezolanos no han sido juzgados y que el régimen de Nicolás Maduro pretende implantar un nuevo régimen penitenciario que instalará la "tortura" en las cárceles.

Con cinismo Saltrón afirmó que “…el Ejecutivo venezolano está trabajando para mejorar las condiciones de las cárceles”, pero que la oposición no les “deja”. “Estamos en una situación de insurrección nacional, estamos logrando que nos dejen gobernar”, declaró Saltrón. Este mismo denunció también que las siete medidas cautelares que la CIDH ha impuesto a Venezuela por el estado de sus cárceles fueron posteriores a la llegada de Hugo Chávez al poder, en 1999, y que antes “la comisión no veía y era ciega a lo que pasaba” en ellas.

Esta gravísima situación en sin duda una violación a nuestros derechos constitucionales y no de permanecer en el olvido de las bien meritorias causas de protesta popular y ciudadana. No olvidemos a los presos, ni políticos ni comunes, ellos también son venezolanos.