• Caracas (Venezuela)

Leopoldo López Gil

Al instante

Alquimia bolivariana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchos pensaron que el camino medieval que conducía a la transformación de los elementos había desaparecido. Los alquimistas habían dejado se ser referencia, convertidos en personajes protagonistas de la literatura, aunque siempre quedó sepultado en las cárcavas de la historia el reto de cambiar la miseria en oro, con la transmutación de los metales.

Nunca imaginamos que aprendices harían causa con la brujería de las Ciencias Económicas allá en la lejana Italia, y menos que vendrían a Venezuela convertidos en mesiánicos apóstoles e imponer como actos de fe sus absurdos métodos pretendiendo transformar toda materia valiosa en despreciable.

Ignoramos quien reclutó a estos aprendices de brujo de las desaparecidas escuelas de la Italia renacentista. Un grupo convertido en logia que pretende crear una República con su piedra filosofal llena de yerros, mentiras y contradicciones.

En este grupo, surgido de las tinieblas con falsas pretensiones de ser dueños de la luz de la verdad, encontramos los Giordani, Chavaldini, Merentes y otros igualmente engañosos que no han tardado en establecer base de experimentaciones en las aulas universitarias venezolanas.

Estos aprendices de brujo de la economía venezolana han logrado con su alquimia convertir la riqueza petrolera en miseria. Resultados que reflejan tierras arrasadas, campos que fueron fértiles convertidos en terreno yermo.

Lamentablemente para Venezuela los aprendices de brujo fueron exitosos en eso de la alquimia bolivariana, que comienza por disolver una moneda relativamente fuerte y estable en un papel sin valor ni uso, por lo que algunos economistas han pensado que se debería escribir la nueva teoría económica y resaltar el valor de la devaluación e inflación pues ahora la entienden como aceleradores del crecimiento económico.

Transformar una organización ejemplar como la antigua Pdvsa no fue tarea fácil, pero al final podemos verificar que es mejor emplear a muchos para producir menos pues así nos evitamos el peligro de ser un país rico, que como se sabe es malo.

Cambiar el cariño fraternal y transformarlo en odio clasista, nos ayuda a poner a prueba y mantener a nuestros galenos en conocimientos e intervenciones de emergencias por heridas de armas tanto de fuego como blancas.

La relación podría seguir pues los logros de estos alquimistas, como el maestro Giordani o su discípulo Merentes, no dejan de asombrar.

Hoy contemplamos como poco a poco la convocatoria a dialogar para lograr un mejor ámbito para el entendimiento entre las partes se va transformando con dudas y desconfianzas, en un llamado a la resistencia y quien quita hasta la lucha. La alquimia bolivariana aunque usted no lo crea si funciona.