• Caracas (Venezuela)

Karl Krispin

Al instante

¿No volverán?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las frases de la neolengua sirven para restringir el pensamiento y clausurar muy apresuradamente todo raciocinio. “No volverán”, forma parte del léxico castrador y vacío de contenido. En los últimos años de populismo tiránico, Venezuela fue sometida a toda clase de desmanes. Nos los sabemos de memoria y los seguiremos recordando para que nunca más se repitan. El glorioso, sí glorioso, triunfo de la Mesa de la Unidad Democrática ha demostrado que los ciudadanos reflexionan sobre su historia y superan los errores del pasado. Cuesta creer que se considere de alguna eficiencia al CNE cuando los resultados se dieron de forma lenta y perezosa. La reacción de los perdedores ha sido soberbia y desligada del análisis sereno de la historia y de la respuesta contundente y clara que dio el pueblo venezolano a la ineficiencia y el engaño. ¿No volverán? Hemos regresado y ha vuelto con fuerza la hora de los partidos políticos para que aprendan los espontáneos y antipolíticos que la hora del egoísmo y la autosuficiencia han terminado. Que el trabajo es de equipo y de políticos en alianza con la vocación ciudadana de participación.

Se inicia en el país una etapa luminosa de cambio, sembrada de dificultades, pero con la certeza de que recobraremos con vigor los usos democráticos, que el país dejará de pertenecerle a los gritones y mandones, que Estado y gobierno no se confundirán, que volveremos al crecimiento económico y al respeto hacia la actividad empresarial. Todo ello tomará tiempo pero contamos con la paciencia que nos enseñaron 16 años de espera y esperanza en que vimos a nuestro país tirarse al fondo del inodoro. Pero supimos aguardar porque las horas históricas no se calibran con los cronómetros de la impaciencia. La lección del domingo da para mucho, especialmente para la reivindicación del método democrático formal. 

Este momento de transformación  es imparable. Nada nos detendrá en la reafirmación de fe en el porvenir. Ya veremos a los venezolanos que tuvieron que irse regresar a su tierra, a los empresarios invirtiendo en el futuro. Venezuela se convertirá en un foco de atención e inversión económica mundial. Contaremos con la dicha de volver a tener una nación que nos identifique a todos, sin colores ni adjetivos. Uno de los aprendizajes es que el triunfo hay que administrarlo con honor, grandeza y sentido de la inclusión. Que no nos comportaremos como quienes criticamos. Que nos sentimos orgullosos de la vocación creadora de nuestro país. Que no seremos lo que fuimos sino mucho mejores porque contamos con los manuales de la historia. El 7 de diciembre nos levantamos con optimismo y renovación. Como si hubiésemos rejuvenecido dieciséis años.

@kkrispin