• Caracas (Venezuela)

Karl Krispin

Al instante

Se solicitan políticos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gomecismo se derrumbó simbólicamente con los sucesos de 1928. Los estudiantes de la Universidad Central salieron sin miedo a la vía pública a desenmascarar la dictadura. Los cabecillas fueron a prisión y en uno de los más grandes y creadores actos de hidalguía, sus compañeros se entregaron en masa a las autoridades en solidaridad con sus amigos presos. Siete años después moría el bagre y los expulsados regresaron a fundar los modernos partidos políticos. La oposición a Gómez fracasó porque quiso repetir los modelos del siglo XIX: el alzamiento y la guerra. Román Delgado Chalbaud invadió Venezuela con un barco y no obtuvo eco. Rómulo Betancourt se echó a la calle con sus hermanitos y hasta el doctor Arcaya se asustó y compuso el inciso sexto de la Constitución que prohibía la actividad comunista y anarquista. Era asunto de dar con el método adecuado para una Venezuela que se había hartado de la guerra y que compró la paz gomecista. Ese mismo país luego acompañó a los líderes políticos en la construcción de una democracia sólida que duró hasta que Chávez la destruyó auxiliado por el suicidio en primavera de unos partidos ya decrépitos.

A lo mejor a AD, Copei y hasta Primero Justicia les pasará por encima la historia como a los partidos Conservador y Liberal del siglo XIX. Ya los dos primeros son unos fósiles. Hay consenso de que no debemos criticar a la oposición porque eso significa darle aliento al gobierno: un gobierno que alcanza los 16 años en medio de las astucias caviladoras y sesudas de la oposición. Quizás en el futuro se interprete cuál debe ser el método adecuado para reinstalar la democracia en Venezuela. Quizás el presente traiga alguna iluminación. Lo vuelvo a decir: voté por María Corina Machado y la despojaron de su curul y se burlaron de mi voto. Las recientes elecciones de los poderes se realizaron violentando la Constitución. ¿Para qué vamos a elegir nuevos diputados? ¿Para seguir bailando la comparsa? A pesar de ello nunca dejaré de votar por cierto, aunque me lo escamoteen. El señor gobernador de Miranda nos dijo a todos que había ganado las elecciones. Ahora nos conmina a construir una nueva mayoría. ¿Cuándo mentía o no mentía? En estos días nos propone protestar. Obviamente, vivimos tiempos de oprobio. Los que estamos de este lado tenemos otros oficios. No nos corresponden las estrategias. Eso es tarea de los políticos. A la escasez de productos se le suma uno básico: los políticos que sepan y demuestren que manejan el oficio.