• Caracas (Venezuela)

Karl Krispin

Al instante

Karl Krispin

El diputado Chataing

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace poco Luis Chataing tuvo una epifanía. Ha declarado a El País de España que “la política es un sendero que podría tomar alguna vez y, por tanto, no descarta postularse a unas elecciones”. Esta afirmación no fue dada en el horario humorístico ni luego de un arrebato de inspirulina. Al contrario, lo ha dicho con seriedad. No me cabe duda de que su eventual postulación debiera ser a las legislativas de septiembre que el doctor Ernesto Samper Pizano, siempre tan respetuoso de la soberanía nacional, ha tenido la amabilidad de anunciarnos. El deseo del locutor obra de buena fe, viendo el país despedazado por los bárbaros, y nos atrevemos a creer que no es un capricho de esos que te invitan a tomar un curso de sushi o de paracaidismo o hacer el camino de Santiago.

El problema de la política es que no parece semejarse a un sendero, que suena a una bucólica y serena avenida de árboles, sino que es la profesión más difícil y desalmada pero necesaria de cuantas existen. No tiene horario fijo y para hacerla bien, en concordancia con la más alta devoción por la polis, debe ser para toda la vida. Cada vez que alguien ocupa una posición de poder en el mundo, sus intérpretes se apresuran en contar cómo siempre soñó con ser primer ministro o presidente. No cabe duda de que sobran los soñadores y ni se diga los pesadilleros, al margen de que exista la palabra. La política no es un oficio dominguero ni de esparcimiento. Es dolorosamente total y cruel, escasean las almas buenas y proliferan aquellos que según apuntaba uno de los Medici, no se andan precisamente “con un rosario entre las manos”.

En el inventario de nuestras desgracias contemporáneas figura que luego del suicidio en primavera de la mayoría de nuestros políticos en 1999, el gremio se despobló. Para suplir el vacío, llegaron los aficionados. El rol empezó a ser desempeñado por empresarios, periodistas, dueños de medios o todo aquel que dispusiera de un micrófono, lo cual le hizo un daño tremendo a la actividad y explica nuestros desaciertos y gagueos. Los partidos fueron abandonados hasta nuevo aviso y prosperó la flor marchita de la antipolítica que sigue dando vueltas por allí. Pero también surgieron de la quemazón nuevos partidos y actores. Los políticos de Twitter y de TV corren el peligro de durar 140 caracteres o el panqué del maquillaje con que se les opaca el brillo porque la responsabilidad es tan compleja que no entenderla así lleva al fracaso y al daño a la polis. Hay un viejo dicho de Estados Unidos que dice así: “Si crees que los profesionales son costosos, espera a contratar a un amateur”. Sin embargo, como están las cosas, cuenta con mi voto Chataing.

 

@kkrispin