• Caracas (Venezuela)

Juan Marcos Colmenares

Al instante

Juan Marcos Colmenares

Otra vez los estudiantes

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Seguiremos en la calle, seguiremos con Palaima, seguiremos con El Cují, seguiremos con las Torres de El Saladillo, en la Plaza de La República, en la Rotary, con nuestros héroes venezolanos” (Mariangelina Socorro, estudiante).

 

En el mes de febrero se estarán cumpliendo 87 años de los sucesos que dieron origen a la llamada “Generación del 28”. Estos eventos fueron protagonizados por 257 estudiantes universitarios, cuando la Federación de Estudiantes de la Universidad Central presidida por Raúl Leoni organizó la “Semana del Estudiante”; con la finalidad de recaudar fondos para la construcción de la Casa del Estudiante y la reactivación de esa federación, que había sido eliminada por disposición del gobierno de Cipriano Castro.

Las festividades del carnaval estudiantil de 1928, que inicialmente fue un proyecto limitado al ámbito juvenil y universitario, se transformó en una protesta contra la dictadura que Juan Vicente Gómez ejercía desde 1908. Esos actos fueron considerados subversivos por las autoridades del régimen y los dirigentes universitarios Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raúl Leoni, Andrés Eloy Blanco, Armando Zuloaga, Juan Oropeza, Miguel Acosta Saignes, Pío Tamayo, Joaquín Gabaldón Marquez, Miguel Otero Silva y otros, fueron encarcelados. Al calificar como injusta esta detención, más de 200 estudiantes se entregaron voluntariamente a la policía y también fueron encarcelados. Pero en la Universidad de los Andes y en las principales ciudades del país, se inició una cadena de protestas que hicieron ceder al gobierno y se vio obligado a liberarlos. Podríamos considerar que esta fue la primera “acción de calle” de la sociedad civil venezolana, acostumbrada a permanecer sumisa ante la represión y la persecución política de la dictadura gomecista; porque fue la primera vez que estudiantes y sociedad civil, armados con sus ideas y sus palabras y actuando como colectivo, planteaban una lucha en la calle. A partir de allí las batallas políticas en Venezuela se desarrollarán en las ciudades mediante huelgas, paros, concentraciones y marchas.

En febrero de 2014, son otra vez los estudiantes de diferentes casas de estudio quienes luchando por su futuro se levantan contra este régimen. En forma pacífica y cívica protestan contra la inseguridad, la corrupción, el desabastecimiento, el empobrecimiento, la destrucción de las instituciones, la quiebra de Pdvsa, el ataque a las universidades y el endeudamiento de Venezuela.

El Día de la Juventud el movimiento estudiantil emitió un comunicado en el que expone los objetivos de su protesta y reivindica el patriotismo de los estudiantes que han sido detenidos, torturados y los que han fallecido. Demandan la libertad de los estudiantes y ciudadanos sepultados en las mazmorras de la dictadura, la renuncia de Nicolás Maduro, la inmediata salida de los agentes cubanos y pide a la población mantenerse en la calle. Ese mismo mes, líderes de la oposición democrática como María Corina Machado, Leopoldo López y Antonio Ledezma se suman a las protestas y convocan a la calle, a “La Salida”.

Sin embargo, la respuesta del gobierno es mayor represión, criminalización de las protestas, detenciones arbitrarias, persecución y torturas. Si antes los estudiantes fueron encarcelados y torturados en Palenque, La Rotunda y el Castillo de San Carlos; hoy lo son en las cárceles de Coro, Uribana, Ramo Verde, el Helicoide, la DIM, el Sebin y en “La Tumba” (un calabozo de 6 m2, ubicado en un quinto sótano, con cama de concreto, sin luz, sin ventanas y sin baño).

Más de 40 estudiantes muertos, 973 heridos y 3.478 detenidos ha sido el saldo de estas protestas; víctimas que el régimen ha justificado “para garantizar el orden interno”. Pero la realidad es que esta oclocracia devenida en tiranía y presidida por cuasi-analfabetas que han usurpado el poder y violado nuestra Constitución son los únicos responsables de tanta infamia.

Pero ya llegó la hora de la transición constitucional hacia la democracia. 

 

*Abogado. Miembro de Vente Venezuela