• Caracas (Venezuela)

Juan Marcos Colmenares

Al instante

Regreso al futuro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

12 de octubre de 2008: El presidente Hugo Chávez en cadena nacional acusa a Manuel Rosales de enriquecimiento ilícito: “Tú me andas espiando, vigilando y conspirando contra mí, pero vamos a ver quién dura más en el mapa político venezolano. ¡Te voy a barrer del mapa político venezolano. Desgraciado, bandido, hampón, mafioso, corrupto y ladrón!… Voy a meter preso a Manuel Rosales, lo voy a desaparecer del mapa político venezolano. A ese desgraciado lo meto preso”.

23 de noviembre de 2008: Se celebran las elecciones regionales y municipales, resultando electos Pablo Pérez como gobernador del estado Zulia y Manuel Rosales como alcalde del municipio Maracaibo.

19 de marzo de 2009: El Ministerio Público (MP) presenta ante los tribunales la acusación contra Manuel Rosales y solicita medida privativa de libertad.

20 de marzo de 2009: El MP solicita al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la radicación de la causa, para evitar alteración del proceso judicial en el estado Zulia. Esa solicitud fue aceptada por el TSJ, radicándose la causa en el Tribunal 19º de Control de Área Metropolitana y fijándose la audiencia preliminar para el día 20 de abril de 2008.

20 de abril de 2009: Audiencia preliminar para determinar la aceptación de la denuncia y decidir sobre las medidas solicitadas: privativa de libertad y prohibición de salida del país. Pero “guerra avisada no mata soldado”. Manuel Rosales no se dejará atrapar. Se niega a formar parte del circo chavista y siguiendo recomendaciones de su partido Un Nuevo Tiempo (UNT) toma la vía del exilio y viaja a Lima.

22 de abril de 2009: Manuel Rosales solicita formalmente asilo político en Perú. Interpol emite orden de captura en su contra.

Han pasado seis años desde esa fecha. Manuel Rosales regresa a Venezuela, es detenido en el aeropuerto internacional La Chinita de Maracaibo por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), trasladado de inmediato a Caracas y recluido en El Helicoide; donde permanecerá hasta el día fijado para la audiencia preliminar.

Hoy la realidad del país ha cambiado: Chávez ya no existe. El ex magistrado del TSJ Eladio Aponte Aponte, testigo protegido por el gobierno de Estados Unidos, demostró la sumisión del Poder Judicial al régimen (El Nacional, “Malandros con toga”, 29/09/2015 - J. M. Colmenares). Y el gobierno de Maduro tiene 80% de rechazo. 

Creemos que el propósito principal del retorno de Manuel Rosales es la búsqueda de su legalidad. Por eso ha regresado y se ha entregado. Considera seguro el triunfo de la oposición en las elecciones parlamentarias y, en consecuencia, próximamente una ley de amnistía. Por ahora, todo lo demás pasa a un segundo plano. No nos consta que haya pactado su regreso con el régimen y nada en concreto nos hace suponer eso. Hasta prueba en contrario es otro preso político, como lo son Leopoldo López, Antonio Ledezma y otros.

La oposición ha logrado consolidarse como una unidad electoral, a pesar de las “bolas” y candidaturas foráneas financiadas por el chavismo-madurismo. La realidad de que vivimos en dictadura no ha sido asumida por todos, debilitando la protesta y la movilización en la calle, que será necesaria para obligar al régimen y a las fuerzas armadas a reconocer el triunfo de la oposición. La situación del país es difícil y compleja, por eso la estrategia debe ser votar y permanecer en la calle.

Sin embargo, a pesar de la crisis y la desesperanza que nos angustia, los venezolanos debemos plantearnos un proyecto para superar nuestras dificultades en paz y en democracia. Un sueño para lograr un país mejor. El sueño es una fuerza que nos mueve desde el futuro y nos empuja hacia delante. Venezuela es nuestro sueño y es esa fuerza. 

Volver a Venezuela es regresar al futuro.