• Caracas (Venezuela)

Juan Carlos Ballesta

Al instante

Radiohead: 20 años de The Bends

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año 1995 estuvo plagado de grandes discos, piedras angulares en la trayectoria de sus autores. Una lista breve, solo en Gran Bretaña, debe necesariamente incluir a Pulp, Blur, Tricky, Supergrass, Elastica, Paul Weller, Tindersticks, Morrissey, David Bowie, The Jesus and Mary Chain, Seefeel, Disco Inferno, Oasis, Julian Cope, Siouxsie and The Banshees, The Chemical Brothers, Leftfield, PJ Harvey, Porcupine Tree, King Crimson, Aphex Twin, The Verve y Radiohead.

Hace justo 20 años, el 13 de marzo de 1995, veía la luz The Bends, el segundo disco del quinteto de Oxford, Radiohead, considerado como el primer gran punto de inflexión en la fructífera carrera de la banda y uno de los mejores discos de todos los tiempos según una amplia diversidad de encuestas de opinión realizadas durante este siglo. Apenas dos años antes habían tenido un éxito planetario con el tema “Creep” (incluido en el debut Pablo´s Honey, 1993), así como varias extensas giras que dejaron exhaustos a los cinco integrantes: Jonny Greenwood (guitarra, teclados, arreglos de cuerda), Colin Greenwood (bajo), Ed O’Brian (guitarras, coros), Phil Selway (batería) y Thom Yorke (voz, guitarra, piano, ilustraciones y diseño).

La efervescencia del sonido grunge hizo que muchos asociaran su sonido inicial con el proveniente de Seattle, cosa que estaba muy lejos de lo que realmente pretendían. Quedaba claro que aún la propuesta de Radiohead necesitaba pulirse, por ello pocos auguraban que la banda pudiera sobresalir entre un conglomerado tan numeroso integrado por varios nombres que acaparaban la atención de medios y público. Pero todo comenzó a cambiar cuando en 1994 graban el EP My Iron Lung, con el que criticaban lo que habían vivido durante las giras de Pablo`s Honey. La disquera (EMI/Parlophone) quería, sin embargo, seguir explotando la estética grunge.

En apenas dos años el grupo cambió. Greenwood pasó semanas probando guitarras, efectos y amplificadores buscando un sonido distintivo. Yorke comenzó a escribir letras más crípticas, mientras el resto de la banda ensayaba las nuevas canciones una y otra vez. El legendario productor John Leckie logró que el disco saliera redondo, con la ayuda del ingeniero Nigel Godrich, quien a partir del siguiente disco (Ok Computer, 1997) se convertiría en el productor y pieza clave hasta el presente.

The Bends arrojó cinco singles, el primero de ellos lanzado previamente (“My Iron Lung”). Siguieron “High and Dry”, “Fake Plastic Trees”, “Just” y “Street Spirit (Fade Out)”, temas de alto impacto que convirtieron al grupo en favorito de muchos, aunque no en un éxito comercial masivo. El álbum estuvo 160 semanas en las listas británicas, aunque apenas llegó al puesto 88 en Norteamérica. Con los años se ha convertido en un clásico, siendo apreciado cada vez más, desplazando en algunos casos a Ok Computer, que siempre ha sido el consentido de la gran mayoría entre los varios discos imprescindibles que ha aportado Radiohead al rock. Aquel año 1995 giraron por Estados Unidos con REM y eso sirvió para ayudar a cambiar la percepción sobre su música y para convertirse en el grupo favorito de otros grupos y músicos.

Sin The Bends y la forma de cantar de Yorke en semi-falsetto, probablemente no existirían Travis, Coldplay, Keane, Starsailor o James Blunt. Luego de establecer este trademark, la banda se movería hacia terrenos más experimentales, creando nuevos paradigmas y generando otra camada de bandas influenciadas por Kid A (2000), Amnesiac (2001), Hail to the Thief (2003), In Rainbows (2007) y The King of Limbs (2011).

En 2003, The Bends ocupó el lugar 110 en la lista de los mejores 500 discos de todos los tiempos en una encuesta de lectores de la revista Rolling Stone; en 2000, apareció de segundo detrás de Revolver de The Beatles en la lista de los mejores 1.000 discos según Virgin; en 2006, el semanario NME organizó una encuesta entre 40.000 personas alrededor del mundo para que votaran por los 100 mejores discos y The Bends ocupó el décimo puesto.

A 20 años de su lanzamiento, su importancia sigue siendo capital y su relevancia aún mayor. Radiohead le debe mucho a The Bends. Y nosotros también.

@jcballesta               

@revistaladosis