• Caracas (Venezuela)

Juan Carlos Ballesta

Al instante

Juan Carlos Ballesta

Inspiral Carpets: estampas de Manchester

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace 20 años el popular movimiento musical de Manchester daba los últimos pasos. Sus principales bandas, The Stone Roses, Happy Mondays e Inspiral Carpets implosionaban.

Justo en 1994, el quinteto Inspiral Carpets cerraba un brillante capítulo de siete años con Devil Hopping, probablemente su mejor trabajo. Se abría la puerta a una nueva generación de bandas, entre ellas Oasis, la más exitosa surgida de Manchester en los noventa y que comandaba el técnico de guitarras de Inspiral Carpets, Noel Gallagher. Desde entonces, hubo apenas un single de tres canciones en 2003 y algunas giras que se han intensificado en años recientes.

El espíritu original parece haber resucitado en el homónimo quinto disco que acaba de ser editado, 20 años después, una reaparición que encuentra a Clint Boom (órgano y coros), Graham Lambert (guitarra), Martyn Walsh (bajo) y Craig Hill (batería), unidos a su cantante original Stephen Holt, quien grabó los primeros singles y se marchó en 1989, antes de aquel exitoso debut, Life (1990).

La distintiva voz de Tom Hingley ya no se escucha en Inspiral Carpets, y a pesar de esa notable pérdida, el sonido del grupo sigue siendo totalmente identificable gracias como siempre al órgano de espíritu psicodélico y punk, emparentado con los sesenta (The Doors, The Animals, The Zombies) y el art punk de finales de los setenta (Magazine, The Stranglers).

Bebiendo de la psicodelia y el pop de los años sesenta, el funk y el krautrock de los setenta, y de la naciente cultura del “éxtasis” y los raves, las bandas de Manchester colocaron de nuevo el nombre de Gran Bretaña en las portadas de las revistas, programas de TV y las vitrinas de las discotiendas del mundo. Una nueva invasión se produjo entre 1988 y 1992, que sirvió para abrirle la puerta a la generación britpop de los noventa. Años antes esta ciudad en el norte de Inglaterra nos había regalado a Joy Division/New Order, The Fall y The Smiths.

Entre las más interesantes bandas de aquella camada del Madchester Sound siempre estuvo Inspiral Carpets, un quinteto formado a mediados de los años ochenta. Tras algunos cambios de formación (el bajista Martyn Walsh resultó ser el número 13 que probaban), la banda rápidamente se hizo con una importante legión de fans, así como con una desenfadada imagen simbolizada en una vaca (nombre de su propia disquera) y el eslogan “Cool as Fuck”.

En 1988 debutan con el EP Planecrash y obtienen las mejores críticas de la prensa musical británica. Con decenas de presentaciones en vivo, su popularidad creció tremendamente con la aparición de su primer disco, Life (1990), que contiene clásicos como “This Is How It Feels”. Con apenas un disco, lucían como la banda más estable entre todas sus contemporáneas, inmersas en drogas, delirios de grandeza y pérdida de creatividad.

Su segundo trabajo, The Beast Inside (1991), fue desestimado por la crítica, a pesar de contener magníficas piezas como “Please, Be Cruel” y “Sleep Well Tonight”.

El retorno al sitial merecido ocurrió rápidamente con la edición del tercer trabajo, The Revenge of The Goldfish (1992), un intenso y enérgico álbum, cuyo éxito los mantuvo ocupados durante casi dos años.

Sin embargo, la euforia de los años precedentes por los grupos de Manchester había decaído en favor del nuevo fenómeno musical emergente: la electrónica en todas sus vertientes. Inspiral Carpets, paradójicamente, aún tenía pendiente la edición de su mejor trabajo. Devil Hopping apareció a comienzos de 1994 y con él algunas de sus más grandes composiciones (“Saturn 5”, “Uniform”). No obstante, fueron despedidos por Mute Records y meses después la banda se disolvió, dejando tras de sí cuatro discos imprescindibles y una impresionante cantidad de singles, que hicieron de Inspiral Carpets un capítulo inolvidable dentro del pop de nuestro tiempo.

En medio de las reuniones de sus contemporáneos Stone Roses y Happy Mondays, James y todavía con The Charlatans funcionando, Inspiral Carpets nos devuelve a los gloriosos y desenfrenados primeros noventa. Su legado aún no ha sido apreciado en su justa dimensión. Pero nunca es tarde.

@jcballesta
@revistaladosis
@ActodFe