• Caracas (Venezuela)

Juan Barreto

Al instante

Juan Barreto

La alegría como proyecto político

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A propósito de la tesis de mi camarada Vicente Moronta, del Movimiento M28, para la cual gentilmente me invitó a disertar sobre el concepto de movimiento, dejo aquí unas reflexiones para todos:

Al revolucionario le cuesta mucho hablar del deseo y no entiende que el deseo es una manifestación política del cuerpo. Sin cuerpo no hay existencia, y el cuerpo es una dimensión que se relaciona consigo misma, que se realiza a través del uso de sus placeres, a través de la concepción, de la construcción, de una concepción del goce, que no es otra cosa que afirmación del sí mismo, eso que Heidegger llama “el arrojamiento”, eso que Nietzsche llama “el eterno retorno”, que es la vuelta del Yo, del sujeto sobre sí mismo, eso que Espinoza llama el “conatus”, que es el movimiento afirmativo de las “pasiones alegres” y de la “potencia de existir” y de actuar.

Entonces, cuando generamos líneas de fuga en la dirección, en la elevación de la “potencia feliz”, la “potencia alegre”, cuando desarrollamos formas y modos de expresión en ese sentido, estimulamos el goce, acorralando la tristeza; generamos confianza y risas, generamos el gusto, generamos la rostricidad del otro, del porvenir y negamos el miedo, porque la tristeza y el miedo son los lugares donde se escuda el fascismo.

El fascismo logra cosas que producen que el miedo y la tristeza se eleven a categorías políticas, ¿qué hace el fascismo? Hace política sobre la base de la estimulación del resentimiento, del prejuicio, del miedo, que se convierten en rabias, estimulando las amígdalas, estimulando las células del cerebro que nos alejan de la corteza cerebral.

Así, pues, una revolución tiene que ser un espacio de la materialización real y simbólica del cuerpo y de sus goces, del disfrute, de la plenitud. Eso me gustaba mucho de Chávez, por cierto, su risa, su alegría, su espontaneidad, su abrazo, su amistad, que era conectiva, que era contagiosa y que le decía a uno sin duda: “Mi instinto me dicta que por ahí es la cosa”, y no es el rostro triste y severo de María Corina, no es el rostro patético de Radonski, no es el rostro desquiciado de López. El rostro de Chávez era alegre, audaz y sincero.

Nosotros quisimos en su momento estimular eso: el músico, el artista, el comunero, el socialista. La música tiene un gran significado en la elevación vibratoria del sentido de la vida. En la naturaleza todo es vibración, la función de materia es el colapso de la función de onda, pero de alguna manera es su expresión, todo en el universo se mueve, todo vibra a un ritmo. La revolución tiene que ir construyendo sus propias voces, sus propios ritmos, sus propios sonidos, su propia forma de ser y de expresarse. Eso es parte de su identidad y su personalidad.

La alegría también debe ser un proyecto político. Decía Simón Bolívar que el mejor gobierno es el que es capaz de producir la mayor felicidad al mayor número de ciudadanos. Eso es materialidad pura, eso no es metafísico, no es un discurso abstracto; eso es parte de nuestras primeras necesidades, parte de nuestra moral y luces: generar los sujetos y los objetos, de la expresión de la potencia alegre, de la elevación de la potencia alegre y el acorralamiento de las potencias tristes.

Un devenir es una ocurrencia, como devenir es un ir y venir: afirma, niega, busca y va construyendo su propósito. Los camaradas que forman parte de este proyecto y los que están, los históricos, los que se han ido, los que perseveran, los que vuelven, los que se van quedando, los que se van borrando, los que se van olvidando, los que se van recordando, las formas de memoria; en fin, los distintos estratos que van quedando de la experiencia, es lo que uno llama movimiento.